DAVID LYNCH

Publicado: enero 19, 2009 en cine, David Lynch

“Hollywood, California, donde las estrellas fabrican los sueños y los sueños hacen a las estrellas”. Tal es la premisa bajo la que se desarrolla “Inland Empire”, la última película de David Lynch, un complejo y fascinante descenso a los pozos del subconsciente femenino de la mano de Laura Dern. Un viaje influido por la meditación trascendental, objeto de su próximo proyecto, a la vez que, parece confirmado, producirá los próximos films de Werner Herzog y el controvertido Alejandro Jodorowsky.

 David Lynch es ya, aparte de referente obvio del cine de los últimos treinta años, un clásico. En la época de “Twin Peaks” marcaba tendencias (justamente él, el hombre anclado en los dulces cincuenta “de Marte”), y ahora, tiempo de series y tecnología punta que cambia nuestro entorno urbano y vital, todavía continúa estando presente su arte. A través de homenajes y referencias. Impresionando (para bien o para mal) tanto a la crítica como a los espectadores con su reciente film, “Inland Empire”. Creando carteles para Cannes, anuncios de perfumes y adhiriéndose, bajo su productora, Absurda Films, a otros directores de riesgo. Y todo sin haber claudicado a los mandatos de la industria, sin haber renunciado a su abstracción ni poderoso universo visual a favor de un enfoque más “agradable”. Otros cineastas que se pusieron de moda, como Tarantino, terminaron haciendo de su estilo una fuente de ideas para los mass media, la mercadotecnia y los canales televisivos. Lynch, a pesar de haberse ayudado de los mismos instrumentos, no ha caído en el juego de sacralizar su forma de entender/crear el arte. Incluso su propia filosofía de vida es antitética al mundo actual, haciendo apología de la quietud, la meditación y contemplación frente a las prisas inherentes que vivimos día a día. Puede gustar más o menos, pero de lo que no hay duda es que ha elegido su propio camino. Y en él nos hemos cruzado, consiguiendo, contra todo pronóstico, una entrevista. Es curioso, pero normalmente en este tipo de conversaciones esperas una persona distante, sin necesidad de tratar de tú a tú, pero eso tampoco funciona en Lynch, ejemplo de auténtica amabilidad, educación y sorpresa. Antes de iniciarse la charla su agradable asistente me dijo que, por favor, esperara un momento hasta que David se pusiera. Un minuto de silencio y un grito que proclama mi nombre en el otro lado de la línea me dan la bienvenida. Hasta en el saludo es inaudito David Lynch, el último caballero del cine.

 

Hola David, ¿qué tal? Antes de nada deja que te agradezca por haber accedido a hacer esta entrevista. Es todo un honor. Eres mi director favorito…

“Gracias a ti, Ignacio”…

Empecemos. ¿De qué forma ha cambiado tu vida la meditación trascendental? ¿En qué manera te ha afectado?

“Verás, me introduje en la meditación trascendental cuando estaba rodando mi primera película, ‘Cabeza borradora’, y siempre cuento la misma historia, que es la siguiente: antes de empezar con la meditación era una persona llena de ira, de tensión, llena de ansiedad, y creía que esa era mi forma de ser, sin más. Por aquel entonces mi interés en la meditación era nulo, ni sabía lo que era. Veía a gente meditando y simplemente pensaba que se quedaban ahí sin hacer nada. Pero un día escuché esta frase: ‘La verdadera felicidad no está ahí fuera. La verdadera felicidad está en el interior’, y recuerdo que pensé que esa frase tenía algo de verdad. Sin embargo, en la frase no te dicen dónde está ese ‘interior’, ni cómo llegar a él. Así que pasó el tiempo, y entré en el American Film Institute. Me alojaba en la Mansión Greystone, en Beverly Hills, en la habitación 55. Colina abajo estaba la zona de los establos y del servicio, y de ahí saqué un montón de atrezzo, una cantidad increíble de cosas. Por eso, debería haberme sentido como el hombre más feliz de la Tierra, pero no era así. Cuando miré en mi interior me di cuenta de que no era en absoluto feliz. Y pensé ‘tal vez esto de la meditación sea una manera de llegar a mi interior y encontrar la felicidad’. De esa manera empecé a investigar acerca de los diferentes tipos de meditación; comencé a preguntar acerca del tema, hasta que un día me llamó mi hermana y me comentó que estaba practicando la meditación trascendental. Me gustó lo que oí, porque además ya tenía algunas referencias, pero, sobre todo, lo que me convenció es que noté un cambio en su voz, había más sabiduría en ella, más felicidad, y pensé ‘¡ésta es la mía!’ Así que comencé a aprender, y te diré, Ignacio, que lo que experimentas es algo sensacional. Cuando de verdad trasciendes experimentas la vida en su estado más pleno. Es lo que se llama una experiencia holística. Todas las facetas de la vida mejoran, las ideas fluyen más libremente, se desarrolla la intuición, y la felicidad que todo eso conlleva consigue que disfrutes de todas las cosas de una manera increíble. Como te digo, es algo sensacional. Para mí fue como una manera de crecer entre película y película, de desarrollar las ideas a un nivel mucho más profundo, y de adquirir toda esa energía y toda esa felicidad”…

La meditación trascendental te ha traído la paz interior, pero en tus películas los personajes están casi siempre en problemas, tienen graves conflictos, se encuentran perdidos… ¿Dónde dirías que se halla el origen de tu interés por la oscuridad de los seres humanos?

“Bueno, a mí me atraen todas las facetas de la condición humana. Los seres humanos son excepcionales y muy interesantes. Pero soy un enamorado de las ideas, y yo las comparo con los peces. Es como pescar, a veces pescamos peces que nos maravillan, igual que a veces tenemos ideas que nos maravillan… Y soy un enamorado de las ideas por dos razones: la primera es que la idea surge y por algún motivo me enamoro de esa idea en particular, y la segunda razón es que me enamoro porque veo lo que el cine puede hacer con esa idea. Así es como lo veo. Pero siempre he dicho que el artista no tiene porqué sufrir para ser capaz de mostrar el sufrimiento. Sólo necesitas comprender el sufrimiento, y cuando expandes tu consciencia, cuando de verdad trasciendes y experimentas la pura consciencia, una consciencia sin límites, te haces más fuerte. Es como tener dinero en el banco. Más y más consciencia significa más y más habilidad para comprender las ideas a un nivel superior. Y en cuanto a la condición humana… Es tan interesante. Pero no me interesa sólo su lado oscuro; me interesa cualquier faceta. Es sólo que (para las películas) me han cautivado ese tipo de ideas”.

¿Qué importancia le das a la intuición en tu trabajo?

“La herramienta más importante para el ser humano y para el artista es la intuición. Dicen que la intuición es una combinación de intelecto y emociones, que te provee de una cierta sabiduría. Es algo fundamental. Mientras más intuición se tiene, más claras ves las cosas. Gracias a la intuición te das cuenta cuándo estás haciendo lo correcto o cuándo estás cometiendo un error. Así de simple. Y es algo que se va desarrollando, porque, cuando verdaderamente logras trascender, experimentas como un océano de pura sabiduría, lo cual te hace crecer. Por lo tanto, para el artista, es la mejor de las cualidades. Es como decir ‘¡sí, dame más de eso!’”

Para mí, tu cine es como recuerdo mi infancia, cuando todo en la vida es extraño, nuevo, y puedes notar las atmósferas. ¿Cómo surgen esas atmósferas?

“La atmósfera, y todo lo demás, viene con la idea inicial. Así que, como te he dicho, cuando coges una idea es sencillamente como si explotara dentro de tu cabeza, como en una pantalla de cine. Lo puedes ver, lo puedes sentir, lo puedes oír… y entonces escribes esa idea y la trasladas al cine, si es que es una idea para el cine, o a cualquier otro medio. Con la idea llega la forma, puedes verla y puedes sentirla, y cuando lo trasladas todo al cine tratas de mantenerte fiel a esa idea. La iluminación, el sonido…con todos esos elementos tratas de ser fiel a la idea, y a la atmósfera que la idea requiere. Así funciona”.

¿Crees que el público trata de racionalizar tus películas porque, si no lo hicieran, se sentirían aterrados?

“Bueno, creo que sé lo que quieres decir. La gente entiende más de lo que ellos piensan, pero, en general, están acostumbrados a ver películas que no son nada abstractas, que son sencillas de asimilar. Cuando se encuentran con un cine que juega con la abstracción, a algunos les cautiva esa experiencia, y otros se frustran si sienten que no comprenden lo que están viendo o sienten que se han perdido. Está claro que para estos últimos no es una experiencia placentera, pero yo tiendo a creer que la gente entiende más de lo que piensa. Es sólo que, cuando las cosas se vuelven abstractas, son más difíciles de explicar con palabras, a no ser que seas un poeta, pero en tu interior puedes comprenderlo, puedes sentirlo o intuirlo, y descifrarlo a tu manera. Porque cuando las cosas son abstractas su interpretación puede ser muy, muy libre. Sin embargo, cuando los conceptos están muy claros, no hay lugar para muchas interpretaciones”.

Tanto en “El hombre elefante” como en “Una historia verdadera” demostraste que puedes hacer un cine más o menos convencional manteniendo tu personalidad, ¿no?

“Sí, pero esas películas surgieron como las demás, a partir de una determinada idea. Y supongo que son más normales, pero fueron unas ciertas ideas que me cautivaron. En el caso de ‘Una historia verdadera’, no la escribí yo, pero cuando leí el guión me enamoré de la cantidad de emociones que se desprendían de la historia. Pasó algo parecido con ‘El hombre elefante’. Cuando escuché por primera vez el título se produjo una especie de explosión dentro de mi cerebro y me dije: ‘eso es lo que quiero hacer’, no sabía por qué, simplemente deseaba hacerlo. Y cuando te enamoras de algo, entonces… Es como enamorarse de una mujer. Te puedes enamorar de una pelirroja, quizá de una rubia, o tal vez de una morena… Aunque yo suelo enamorarme siempre de las morenas”. (Risas)

En varias de tus películas retratas Los Ángeles como una ciudad muy atractiva, pero al mismo tiempo con un lado desconcertante o extraño. ¿Es así para ti?

“Los Ángeles puede ser muchas cosas, como cualquier ciudad. Así que Los Ángeles que se muestra en ‘Carretera perdida’ es sólo una pequeñísima parte de la verdadera ciudad, y sucede lo mismo con ‘Mulholland Drive’ o ‘Inland Empire’, muestran una mínima parte de Los Ángeles. Vivimos en un mundo cambiante, todo cambia continuamente, así que en el cine es imposible capturar nada en su totalidad. Sólo una pequeña parte”.

Para apoyar a Laura Dern en “Inland Empire” saliste con una vaca en Sunset Boulevard…

“Sí, fue genial. Verás, no teníamos el dinero necesario para apoyar el trabajo de Laura Dern de una manera, digamos, tradicional, así que se me ocurrió la idea de salir a la calle con una vaca para atraer la atención sobre Laura. Y conseguimos llamar mucho la atención, pero no logramos una nominación al Oscar para ella”.

¿Consideras que “Inland Empire” es tu película más personal?

“No, no es una película autobiográfica”.

No me refería a si es autobiográfica, sino que parece que es la película que siempre quisiste hacer, sin restricciones.

“Bueno, es sólo la idea que tuve para esa película, la idea que me cautivó, como en todas mis películas. En su día leí ‘Corazón salvaje’, de Barry Gifford y me enamoré de la historia, y decidí que quería hacerla. Así que lo mismo ha sucedido con ‘Inland Empire’. Empezaron a surgir ideas, una cosa llevó a la otra, y nació ‘Inland Empire’”.

¿Cuál es tu personaje favorito de entre todas tus películas, y por qué?

“Quiero a todos mis personajes, igual que quiero a todos los actores que interpretaron esos personajes. El proceso de creación es tan increíble que, cuando los veo tomar forma, casi me olvido de cómo los creé. Por eso me gustan todos, y no podría tener un favorito”.

El año pasado salió a la venta en DVD la edición definitiva de “Twin Peaks”. ¿Qué sentimientos te produce ahora mismo aquella serie?

“Twin Peaks” es un recuerdo lejano. Me encanta el universo de Twin Peaks, me encantan los personajes, y las posibilidades que ofrecía ese universo, pero es algo que veo muy lejano. Ya no suelo pensar mucho sobre ello, la verdad”.

¿“Experiment in terror”, de Blake Edwards, es muy importante para ti? El nombre de Twin Peaks aparece en el film…

“No conozco esa película. No recuerdo haberla visto”.

Si no te importa, cuéntame tu último sueño.

“La verdad es que no suelo recordar muchos sueños, pero… (Se queda pensativo)… Verás, siempre digo lo mismo: lo que me gusta es la lógica del sueño, me gustan las sensaciones del sueño, pero lo que más me gusta es soñar despierto, porque es de ahí donde nacen las ideas. De ahí saco mis ideas. Así que lo que me gusta es sentarme y soñar despierto. Es algo que hago continuamente”.

¿Es tu corto “Darkened Room” una continuación de “Mulholland Drive”?

(Se lo piensa antes de negar categóricamente) “No. ‘Darkened room’ tiene más que ver con el universo de “Inland Empire”…

¿Y qué conexión hay entre “Darkened Room” e “Inland Empire”?

“Si ves ‘Darkened Room’ descubrirás la conexión”.

Ya la he visto (Risas), pero lo volveré a hacer. Pasemos a la música. ¿Cómo fue la grabación de tu disco Blue Bob?

“Pues la verdad es que lo de Blue Bob es, en cierto sentido, una historia algo triste para mí. Ya no tengo nada de esa música; hubo muchos líos legales… Así que no me agrada demasiado hablar sobre ello. Ahora mismo estoy metido en la música de nuevo. Estoy trabajando en un álbum de blues, y espero que salga a finales de año”.

¿Qué música has estado escuchando últimamente?<

“Pues me gusta mucho una banda llamada Au Revoir Simone… Un día estaba dando una charla sobre meditación en una librería, porque había escrito un libro sobre el tema, y ellas estaban allí tocando. Me parecen fantásticas. Me encanta cómo suenan. Creo que hacen una música muy dinámica… Y bueno, es que hay mucha música que me gusta, Ignacio. A ver… ¿Quién me gusta ahora mismo? (Se vuelve a quedar pensativo unos segundos). Bueno, ya te digo que hay mucha música que me gusta, lo que pasa es que no sé qué grupos debería nombrarte, además de Au Revoir Simone”.

Trent Reznor fue productor de la banda sonora de “Carretera Perdida” ¿Cómo fue trabajar con él?

“¿Con Trent? (Risas) Pues Trent es un músico, y vive sumergido en el mundo de la música, que es un mundo increíble. Trent vive por y para la música; respira música. Fue estupendo ir a Nueva Orleans y estar por allí husmeando mientras él trabajaba en la banda sonora de ‘Carretera Perdida’. Hizo un gran trabajo”.

He leído que “Carretera Perdida” podría convertirse en una ópera. ¿Qué hay de cierto en eso?

“Sé que hay una chica que ha compuesto una ópera a partir de ‘Carretera perdida’, pero aún no la he visto. Se ha puesto de moda eso de convertir películas en óperas, y me parece bien”.

¿Te han influenciado de alguna manera los musicales? Ya sabes, “West Side Story” y demás…

“¿Que si me han influenciado los musicales? Pues no lo sé. Mucha gente me ha dicho que debería hacer un musical alguna vez, y no sé si lo haré, pero sí que me gustan los musicales. Aunque no creo que me hayan influenciado realmente. Antes de que se me olvide, Ignacio, quiero decirte que leí la entrevista con Barry Gifford, y me ha parecido un tipo muy inteligente. Es un auténtico experto en literatura, y muy perspicaz. Me quedé impresionado con sus respuestas”.

Es genial.

“Absolutamente”…

Uno de los mejores escritores que hay. Hace tiempo dijiste que te gustaría realizar una adaptación de “Metamorfosis” de Kafka. ¿Sigues interesado en ese proyecto?

“No sé. Me encanta la novela, pero a veces es mejor que las novelas se queden tal y como están, que sigan siendo novelas. Escribí un guión para ‘Metamorfosis’, pero no tengo claro si alguna vez se materializará. Es un guión muy, muy extraño, y en realidad no sé si casaría bien con el cine. Pero, como te digo, me encanta la historia”.

¿Cuáles son tus escritores favoritos?

“Pues Maharishi Mahesh Yogi es mi escritor favorito. Me gusta el “Yoga Vashishtha” y otros libros de ese estilo. Antes hemos hablado de Kafka, y me encantan los universos que creó”…

¿Estás trabajando en una nueva película ahora mismo?

“No. Estoy trabajando en un documental que rodé durante un viaje que hice relacionado con el tema de la meditación. Cuando acabe con esto empezaré a pensar en ideas para mi próxima película”.

La última pregunta, ¿Tu película favorita de este último año?

“Veamos… La película de los hermanos Coen”…

Con Javier Bardem.

“Exacto”.

Pues eso es todo, David. De nuevo, muchas gracias ¿Te gustaría decir algo para tus seguidores en España?

“Bueno, me gustaría decirles que España es un país fantástico. Me encanta ir allí. Eso sí, me asombra la hora a la que soléis cenar. Es increíble. Pero hay gente maravillosa en España, así que les mando un saludo”.

 

Gracias a Mindy Ramaker, Ken Chawkin y Kike C. por hacer posible esta entrevista.  Publicada en julio del 2008, en Popular1.

comentarios
  1. Lorena Montenegro dice:

    Me encanta lynch!!!
    creo que mi pelicula favorita es mulholland drive!!
    no crei que fuera de hace tanto tiempo esta entrevista!!
    Genial.. me encanta leer todo lo que escribes

    Un beso Ignacio🙂

    ::LoReNa::

  2. Laura dice:

    ¿De verdad te llamaba por tu nombre?

    • ignacioreyo dice:

      Sí.
      Muchos entrevistados llaman al entrevistador por su nombre, y en la mayoría de ocasiones, no deja de ser un truco para ganarte la cercanía del entrevistador, su empatía, etc. En este caso, me hizo gracia porque lo primero que oí de él fue un grito soltando IGNASSIO…Pero más allá de eso, no va la anécdota. Algunos te llaman por tu nombre una vez que han cogido confianza, otros cuando les saludas. Algunos pocos lo hacen con sinceridad, otros tantos no. En este caso, creo que es simplemente porque David Lynch es educado de natural, en cualquier entrevista que leas lo podrás notar. Daría igual cómo me llamaría, lo habría dicho de todas maneras por cortesía.

  3. También es mi director favorito, va a ser un hueco enorme el día que se vaya del cine, Ignacio, ¿Tienes información sobre ese musical de Carretera Perdida o de alguna peli nueva de él? Escuché algo de una especie de remake de Twin Peaks…..También que van a hacer un remake de Carrie y Stpehen King dice que le gustaría que lo hiciera Lynch o Cronenberg y que siendo así él paraticiparía.

    Gracias!!

    PD: Estaría brutal que hiciera lo de Kafka

  4. Félix S. Trabanco dice:

    Excelente entrevista.

  5. ignacioreyo dice:

    Gracias Félix😉
    Sebensuí, lo que sé del musical es nada…de peli, sé que trabajaba en un documental de la meditación trascendental ¿?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s