SASHA GREY

Publicado: noviembre 21, 2010 en cine, porno, Sasha Grey

“Todos somos prostitutas”.

 

Buenos días tristeza, golpéame en el estómago. Epatante y efectivo primer asalto de Sasha Grey en su debut. Todo un experto en artes amatorias extremas, como Rocco Siffredi, puesto en duda por una principiante que iba a demostrar, en menos de media década, ser el nuevo icono femenino del siglo XXI. En el universo del porno, donde está prácticamente todo hecho y dicho, Sasha supone un estimulante relevo generacional, abriendo brechas ajenas al género;  ya sea liderando una extraña formación industrial, ATelecine, impresionando a los bien pensantes americanos, o actuando en el penúltimo film de Steven Soderbergh. “So I opened it out to destroy what you thought was difference”…

 

El cine para adultos aún conlleva anatemas. Ya sea por la ilegalidad que, en un momento dado de la historia, se le presupone, o la hegemonía del macho alfa en el mismo, reflejando todas sus fantasías. Todavía se considera un tabú, a pesar de estar absorbido por el capitalismo. Cualquier sistema de valores occidental, incluso los supuestamente más progresistas, se sienten incómodos frente al problema que representa. Si a eso le añadimos casos como el de Traci Lords, ejemplo paradigmático, casi todo queda en suspenso.

El problema es que la exageración, el exceso de marcaje, anula posibles teorías a favor.  Es tan simple como plantearse por qué una mujer accede a realizar ese tipo de películas. Teniendo en cuenta que cada persona es su propia isla, reducirlo genéricamente, a estas alturas, resulta erróneo.

El caso más concreto de la liberación femenina, en los últimos años, lo representa Sasha Grey. Es joven, atractiva, impactante, y no está muerta, ni reniega de su trabajo. Su renacentista sentido vital no debe tomarse como capricho de joven estrella. Un simple ejemplo: ATelecine, su banda de música industrial. Al escuchar sus canciones, no sientes intrusismo, sino una persona capaz de definirse en varios estilos, creando un proyecto netamente experimental, que lo aleja de la vacía electrónica de Traci Lords, o el jugueteo rockero de Juliette Lewis (ambas propuestas totalmente legítimas, pero de discretos resultados, siendo indulgentes).

Sasha Grey no solo se acredita como ente independiente del porno declarándose existencialista, sino que se desmarca de cualquier figura relevante al uso. No hay pose, ni rabieta juvenil basada en cuatro libros mal interpretados. Se vacía a sí misma en los rodajes, conforma un espejo donde sentir la sexualidad en sus diferentes variantes, y escupe pensamientos que acreditan una madurez superior a la edad de su cuerpo. Ni siquiera la publicación de su libro sobre el sexo debería hacer falta para comprenderla. Sus actos, su deliberación, sus elecciones, marcan la diferencia, o la destruyen.

Como si fuera el pragmatismo de las teorías de Camille Paglia, pero a su propia, e indiscutible, manera.

Es ya otro animal más de los medios, solo que marcando la pauta, no dejándose derribar por las trampas inherentes de la popularidad. Su papel protagonista en “The Girlfriend Experience”, realizando un sobrio retrato de las escorts, le ha abierto la puerta definitiva al cine mainstream. Un film experimental de Soderbergh, recuperando la esencia por la que el director de la generación Miramax fue aplaudido.

Incluso ha hecho sus pinitos en la moda, siendo inmortalizada por la cámara del ínclito Terry Richardson, e incluida en la reedición de “Terryworld” por parte de Taschen (seguramente no tardaremos mucho en ver un libro dedicado a ella en la célebre editorial).

El futuro, en su caso, es una incógnita. Puede que termine tergiversando la imagen que de sí misma ha dado, abrazando un elitismo cultural tan visual en su forma como insustancial en el interior, o simplemente, conformando otro personaje más al que recurrir en un programa de entrevistas. Si así fuera, como ha sucedido con tantos otros iconoclastas rebeldes, únicamente deberíamos dividir su existencia en dos fragmentos, sin perder  la primera parte validez por la posterior decadencia. Pero quién sabe…no hay patrones establecidos en el auge de los mitos. David Bowie nos lo ha demostrado tantas veces, que su sola mención debería dar margen a lo que alguien como Sasha Grey pueda ofrecernos en un tiempo que todavía no existe.

Dejemos las divagaciones y quedémonos en el presente, un presente del que forma esta entrevista. Tras meses de difíciles gestiones, promesas de dudable posibilidad, y algún que otro mail con escaso tacto, el milagro de poder hablar con Sasha Grey se ha materializado. A través del infernal Facebook, tras una primera toma de contacto vía mail, su representante y el que firma estas palabras, acordamos una entrevista telefónica con la nueva diosa del porno.

Ante alguien que te intriga, que te llega a incomodar y fascinar a un mismo tiempo, dando vía libre a la contradicción, la mejor manera de crearse una impresión, incompleta pero suficiente en sus pretensiones, es hablar.

Sasha Grey, sin ofrecer falsa cercanía promocional, se muestra agradable y empática, con la vitalidad de sus veintiún años (veintidós a mitad de este mes) y la cabeza bien amueblada. Resulta imposible pillarla en algún traspié, su discurso no admite puntos débiles. Suena tan efectista como real, igual que Bauhaus.

Antes de nada, deja que te diga que es un verdadero honor poder entrevistarte, porque siento mucho respeto por ti y por tu trabajo.

“Eso es genial”.

Tienes un proyecto de música industrial, ATelecine. Lo que he oído suena muy bien, parte de la base del industrial primigenio. ¿Cómo surgió el grupo?

Pues la cosa empezó en 2005. En principio fue más bien un divertimento, no teníamos ninguna intención de editar nada, pero en 2006 empecé a darle vueltas a la idea de publicar algo, de hacerle saber a la gente que ésta era la banda de Sasha Grey. Sacamos algunas canciones a través de Internet y la gente respondió muy bien, así que decidimos hacer un disco. En marzo del año pasado sacamos un LP, con una edición limitada de tres mil copias en vinilo que se vendió en dos semanas. Fue fantástico. El mes que viene vamos a editar un par de 12″ más. Por ahora nos estamos limitando a hacer cosas para coleccionistas; no vamos a sacar cd’s ni vender a través de iTunes, ni nada de eso”.

¿Te veremos entonces desarrollando una carrera musical en toda regla? Giras, más discos…

“Claro. De hecho en 2009 hemos tenido un par de ofertas para girar. Por desgracia yo andaba demasiado ocupada, pero este año sí que haremos algunos pequeños shows. Te lo creas o no, me cohíbe mucho eso de tocar música sobre un escenario y puede que me lleve algún tiempo superar esa timidez, pero, definitivamente, es algo que quiero hacer”.

¿La música industrial es la que mejor manera de expresar lo que se siente al vivir en este mundo moderno tan caótico?

“No creo que sea la mejor para nuestros días solamente, siempre ha sido una vía de escape ideal para muchos artistas. No ya música industrial, sino la experimental. Música con la que no tienes que colmar las expectativas de nadie. Para mí eso es lo bueno de esto, no sé para otra gente. No tengo que ceñirme a los deseos de nadie, ni preocuparme por temas como el marketing o ganar dinero”.

Una de tus bandas favoritas es Joy Division. Supongo que “Control”, el biopic sobre Ian Curtis, significó bastante para ti.

“Desde luego. Además me encanta el trabajo de Corbijn como fotógrafo, así que siendo una fan de Joy Division fue estupendo que él dirigiera la película. Todo está perfecto: los actores, las canciones… hasta los instrumentos que aparecen. También vi el documental que hizo Grant Gee casi al mismo tiempo que la película. Lo vi con Tony Wilson poco antes de que muriera. Fue algo muy especial para mí”.

 Aparte de ATelecine, has colaborado con varios músicos de renombre, como David Tibet o Lee “Scratch” Perry.

“Trabajar con David es divertidísimo y fascinante. Siempre se le ocurren ideas muy imaginativas. Es un maestro en eso, aunque la verdad es que trabajar con él me intimidaba un poco. Y lo de Lee “Scratch” Perry fue igual de bueno. Fue un honor aparecer en un disco con semejante leyenda”.

Otro dato relevante es tu relación con Smashing Pumpkins.

“Bueno, posé en algunas fotos para ellos, para el disco ‘Zeitgeist’. Soy amiga de Billy (Corgan), y las fotos se hicieron más o menos un año antes de aparecer en el vídeo de  ‘Superchrist’. El rodaje fue muy cómodo, como una reunión de buenos amigos”.

Vives en California, sobre la que David Lynch dijo que era el lugar donde las estrellas fabrican los sueños y los sueños hacen a las estrellas. Pero Hollywood también tiene su lado oscuro. Hay mucha gente a la que sólo le interesa llegar a lo más alto, sin importarle cómo. ¿Te sientes cómoda viviendo en un sitio así? ¿Nunca pensaste en mudarte a otra ciudad?

“Claro que he pensado en mudarme a otras ciudades. Los Ángeles es una ciudad estupenda pero, como todas las megalópolis, puede ser muy estresante. De todas formas, ahora mismo es aquí donde tengo que estar, es aquí donde tengo mi trabajo. He viajado mucho, eso sí. He estado en Australia, Portugal, Francia, Inglaterra… Si me preguntaras cuál va a ser mi próximo destino te diría que Italia. La verdad es que no sé dónde me gustaría vivir exactamente, dónde me gustaría asentarme”.

¿Cómo definirías Los Ángeles?

(Risas) “Tiene gracia porque de hecho hice unos posados para una revista que quería lanzar un especial sobre Los Ángeles, y yo parafraseé una canción de hip-hop, de Grandmaster Flash, que decía “New York, too many people, too much ha ha ha”, cambiando eso por “L.A., too many people ha ha ha”… Era como una broma personal y una manera de expresar lo que sentía con respecto a L.A. Pero no se puede definir a L.A.,  no se parece a ninguna otra ciudad del mundo. Es una ciudad enorme. El área metropolitana es casi infinita y resulta imposible llegar a un punto concreto de la ciudad en menos de una hora”.

Hablemos de ti. No te llamas como la gente te conoce. ¿Es muy diferente de Sasha Grey la chica que se oculta tras ese alias?

“Es una pregunta que me hacen muy a menudo, así que es algo sobre lo que he pensado mucho, sobre cómo me siento como personaje público y cómo me siento como persona. Creo que es importante tener los pies en el suelo, y trato de ser siempre yo misma. No me interesa ser nadie más. Sea Sasha Grey o mi nombre real, siempre soy la misma persona”.

Te declaras existencialista, o la primera actriz porno existencialista, pero… ¿Qué clase de existencialista? ¿Más cercana a Albert Camus o a Sartre?

“Prefiero a Sartre, aunque antes de leerlo leí algunas cosas de Camus. De todas formas, siempre busco el optimismo del pesimismo, así que cualquiera de los dos me va bien”.

Está claro que no eres una actriz porno al uso, es más, eso es algo que sueles explotar. ¿Cómo es tu relación con tus colegas de profesión siendo tú, en principio, tan diferente, sean hombres o mujeres?

“Es una relación casi exclusivamente profesional. Trato de que sea así. Llegamos al set de rodaje, hacemos nuestro trabajo, rodamos… y ya está. Para mí es algo estrictamente profesional”.

Un amigo mío se pregunta cuántas chicas que se meten a este negocio, lo hacen porque quieren, no solo por la cuestión de dinero rápido.  Él dice que no hay ninguna cría rica, de familia opulenta, con futuro asegurado, que se meta actriz porno.

“Diría que casi todas las mujeres se meten en este negocio porque quieren, al menos en Norte América y la mayoría de Europa Occidental. Ya no existe esa mentalidad de ‘Boogie Nights’, donde las mujeres eran forzadas a hacer porno. Sería mejor preguntar cuántas de estas mujeres piensan en la repercusión que introducirse en el porno tendrá  tanto en la vida de sus amigos y familia, como en la suya. Cuántas de ellas son capaces de sobrellevarlo como un negocio”…

Cierto, el problema es quién sabe qué quiere cuando es joven. Tú misma habrás sufrido algún contratiempo. Eres muy famosa, y arrastras multitud de seguidores en todo el mundo. ¿Has experimentado alguna mala experiencia con gente obsesiva, que se toman demasiadas libertades?

“Sí que tengo algunos fans que están medio locos, pero eso forma parte de este monstruo que es la fama. No es agradable… En fin, son gajes del oficio”.

Uno de los grandes estigmas del porno, es que se le trata como a un género menor ¿Consideras que el cine para adultos tiene tanto valor artístico como cualquier otro tipo de cine?

“No, no lo creo. Hay gente que trata de hacer cosas diferentes, más sofisticadas, pero son una minoría dentro de la industria. El resto es material de usar y tirar, productos muy baratos de hacer. Esa es la cruda realidad. Aunque pasa lo mismo con el cine convencional; hay películas de acción o comedias que son flor de un día, las ves y las olvidas. La mayoría del porno no merece la pena, pero una de mis metas como actriz y como directora es intentar hacer algo diferente”.

De todas maneras, con Internet los costes han bajado, a nivel de producción o de ideas, o de vender el producto. ¿Estás a favor de Internet en la difusión del porno?

 “Como todo, tiene sus pros y sus contras. Ahora mismo no le está haciendo ningún bien a la industria, desde luego, porque hay muchísima piratería y la gente ya no quiere pagar por ver películas. Tienes que hacer cosas lo suficientemente buenas como para que la gente quiera comprarlas”.

El porno de nuestros días no tiene nada que ver con lo que se podía ver en los ochenta o anteriormente. Todo se ha vuelto mucho más violento. Generalmente, tu imagen va asociada a esa clase de cine x. ¿Qué te gusta de ese estilo?

“Yo no creo que sea violento necesariamente, eso a veces depende de cómo lo perciba el espectador. Para algunas personas el sexo duro es muy liberador, es la forma que tienen de expresar su sexualidad. Pero tienes que pensar que la industria siempre se ajusta a los gustos de los consumidores y cambia con los tiempos. Sólo se le da al público lo que el público demanda”.

Algo curioso que sucede contigo, es que muchas personas que no conectan con tu faceta de actriz porno, te admiran y ven en ti alguien diferente; a una mujer bellísima, es obvio, y  muy inteligente… ¿Qué les dices a esos fans de Sasha Grey que, sin embargo, no soportan la violencia en el sexo?

“Es que yo no creo que sea sexo violento. Es hardcore, sí,  quizá es más duro de lo habitual, pero también he hecho cosas más ‘soft’ o más convencionales. Trato de hacer un poco de todo para contentar a todos mis fans, porque sé que pueden tener gustos muy diferentes”.

¿Puedes contarme alguna situación peligrosa dentro de la industria, en la que aparezca el miedo?

“La falta de una adecuada protección sanitaria para los actores”.

¿Qué opinas de alguien como Max Hardcore?

“¿Qué opino? Bueno, no tengo una opinión formada, porque no le conozco. No sé más que lo que haya podido leer en internet. Creo que fue bastante desafortunado que le quisieran meter en la cárcel por obscenidad, porque si él va a la cárcel por eso entonces tendrían que meter a muchísima más gente. Entiendo que esas acusaciones no tienen base. Sería diferente si le hubiese denunciado alguna actriz o algo por el estilo”.

Si debemos citar un momento en el que tu popularidad se incrementó, fue cuando apareciste en el programa de Tyra Banks. ¿Cómo recuerdas aquella experiencia?

“Ahora me río de ese programa, la verdad. Eso pasó hace algunos años y para mí es agua pasada. Cuando fui ya sabía de antemano que intentarían aprovecharse de mí, de crucificarme públicamente, pero lo acepté porque estar en un programa de emisión nacional era una buena plataforma para darme a conocer. Sabía que mucha gente se interesaría por mí y que no iban a quedarse con la imagen de aquella chica de dieciocho años de camisa rosa y pelo grasiento que apareció en el programa de Tyra Banks. Se darían cuenta de que era algo más que eso. No te niego que después del programa estaba muy enfadada, pero estaba preparada para que algo así sucediera”.

La actitud de Tyra me pareció bastante hipócrita. Ella viene del mundo de la moda, que no es precisamente un mundo moralmente intachable, con tantos puntos oscuros como la industria del porno.

“Exacto. Ambos mundos no son muy distintos. Y sé que habrá gente que pueda reírse de lo que digo, pero cuando has trabajado en ambos te das cuenta de cómo son en realidad”.

Alguien así, como Tyra, representa perfectamente la doble moral estadounidense. Ya sabes, un puritanismo extremo y excluyente. Lo cierto es que en cada casa puede esconderse lo peor.

“Sí. Tiene gracia, porque últimamente están saliendo a la luz muchos escándalos sexuales. Aunque no es algo que me sorprenda, la verdad. Normalmente todos esos que se dedican a prohibir y condenar comportamientos o actitudes, los que se oponen al sexo, son los que más atraídos se sienten por el tema”.

No entiendo cómo una gran parte de América todavía considera el sexo algo sucio e inmoral. Lo considero un pensamiento anti natura.

“Es algo que está muy arraigado en nuestra sociedad, sentirnos culpables de nuestra sexualidad, sentir vergüenza. Yo misma crecí avergonzada de mi propia sexualidad, porque desde muy pequeños nos enseñan a sentirnos así y después es difícil sacarse eso de encima”.

¿Qué sentimientos te produce la religión mayoritaria de tu país, el cristianismo?

“Bueno, hay muchos cristianos radicales ahí fuera que sienten repulsión hacia la experimentación sexual, o la sexualidad en general. Supongo que cada cual tiene derecho a expresar su opinión, pero no tengo nada que ver con ese mundo. Yo misma soy una católica ‘convaleciente’ y sé que no me interesan ni ellos ni sus ideas. Si a uno no le gusta el helado de vainilla, pues no lo compra… Es así de simple”.

¿Ves a Jesucristo como un icono sexual, un sex symbol? (Risas)

 “¿Que si Jesús me parece un sex symbol? (Risas) No sé. El crucifijo puede tener connotaciones fálicas (Risas)… pero eso va con la imaginación de cada cual. Aunque leí en algún sitio que para algunas personas el crucifijo es como su ‘juguetito’. Desde un punto de vista filosófico tal vez se pueda entender así. En la Biblia hay mucho contenido pornográfico, por ejemplo, y el porno me entusiasma”. (Risas)

¿Conectas con alguna religión?

“Bueno, en realidad no creo en la vida después de la muerte, afortunadamente para mí. (Risas) No creo en ningún Dios ni en fantasmas. Me ciño a la naturaleza humana”.

Estás escribiendo un libro sobre sexo del que dices que va a ser algo muy diferente, e inesperado.

“Sí, es un libro con mucho material gráfico, con autorretratos míos, fotos que he ido haciendo en los sets de rodajes y fuera de ellos. He tratado de imprimirle mi filosofía sexual. Saldrá en los próximos meses, y es algo que me hace especial ilusión porque llevo mucho tiempo trabajando en él”.

¿Eres feminista?

“Creo que toda mujer es feminista por definición, aunque el término ‘feminismo’ haya acabado siendo algo disperso. Ahí tienes feministas que son muy conservadoras, o que están en contra de la pornografía, y también las hay muy liberales. Yo prefiero considerarme una mujer independiente antes que etiquetarme con una palabra que ha perdido casi todo su significado”.

¿Te gustan autores como Dennis Cooper? Ya sabes, novelistas que rompen con tabúes sexuales en sus obras.

“No me gusta demasiado Dennis Cooper, no. Suelo leer más filosofía que cualquier otra cosa”.

¿Has considerado escribir una novela?

 “Es algo sobre lo que he pensado, y alguna vez he intentado escribir prosa… pero no, no creo que sea lo mío. Al menos no es algo que tenga planeado para un futuro cercano”.

Escribes un blog en tu página Web, y por lo que he leído, sueles terminar cada nueva entrada con Lotta Continua, el nombre de la famosa organización comunista italiana. ¿Sasha Grey comunista?

“Y todavía lo hago, terminar así cada blog. No, no soy comunista, soy más bien libertaria. La primera vez que vi esa frase fue en una película, estaba pintada con espray en una pared. Sentí curiosidad, e investigué. Es muy inspirador su significado, ya sabes, simplemente “la lucha continúa”. Me parece algo muy motivador, especialmente en el mundo que vivimos hoy en día. También me fascinaba el diario, y lo que la organización fue”…

Aparte del porno, estos últimos años se te ha visto en varias películas convencionales, pero la más interesante ha sido “The Girlfriend experience”, sobre el mundo de la prostitución de lujo, haciendo el papel protagonista. ¿Cómo preparaste el personaje?

“Me reuní con Steven (Soderbergh) año y medio antes de rodar la película, y en cuanto llegué a mi casa después de aquello me puse a investigar sobre el mundo de las escorts, pero lo único que encontré fue información sobre cómo ‘contratar’ a una chica.  Después, tres o cuatro meses antes de comenzar el rodaje, cuando estábamos en plena pre-producción, Steve y yo entrevistamos a un par de chicas. Pasé unas tres horas con cada una y eso me ayudó mucho a construir mi personaje, a saber cómo era. También nos metimos de forma anónima en algunos blogs de escorts para conocerlas mejor”.

¿Debería ser legal la prostitución en el mundo, como sucede en Holanda?

“Tengo sentimientos encontrados al respecto. Es como el tema de las drogas…. Si fueran legales, serían más seguras, estarían controladas y no habría gente tirada en las calles. Lo mismo con las prostitutas. Podrían estar más seguras, no tendrían chulos, aunque hay excepciones, chicas que van por su cuenta, como Chelsea, mi personaje en ‘The Girlfriend Experience’. Tendría sus cosas buenas, pero también malas… Sería como abrir la caja de Pandora, porque hay muchas cuestiones que no se pueden prever. Ese negocio tendría que empezar desde cero. En cuando a la cuestión moral, no creo que la prostitución deba ser delito porque, entre otras cosas, creo que todos somos prostitutas”.

No es mi caso, pero algunas personas no ven una clara distinción entre la pornografía y la prostitución.

“Las películas para adultos son legales. Como dije antes, todos nos vendemos, no importa cuál sea la profesión”.

¿Te ves haciendo una película como “La pianista”, de Haneke?

“¡Desde luego! Aunque hay tantas cosas que me gustaría hacer, me siento con tantas energías… Ahora mismo no hay nada que no quisiera hacer en lo que respecta a mi faceta creativa”.

Para terminar, me gustaría saber si piensas que el futuro del ser humano, tanto en cuerpo y mente, podría ser diferente, como en una película de Cronenberg…

 (Risas) “Sí, como una película de Cronenberg. (Risas) ¡Creo que todos estamos condenados!” (Más risas).

Publicada en marzo del 2010, Popular1.

comentarios
  1. Excelente entrevista Reyo, me encantó cuando apareció en el Popu y ha sido bueno revisarla, no conecto demasiado con este personaje pero desde luego es una persona muy inteligente y las cosas que dice tienen sentido. Felicidades, un buen trabajo 😉

    • ignacioreyo dice:

      ¡Gracias Johnny!
      Esa es la idea del blog, revisar entrevistas y poder darles luz aquí, para gente que no las haya leído en su momento. También en breve empezaré a escribir entradas para el blog, y alguna cosa más.
      ¡Un abrazo!

  2. emir fernandez dice:

    creo que esta mujer es la mas valiente que han conocido los seres que la han visto y disfrutado.Desde buenos aires agradecido.
    exelente johnny

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s