LA GATA SOBRE EL TEJADO DE ZINC (1958) / DULCE PÁJARO DE JUVENTUD (1962)

Publicado: diciembre 13, 2010 en cine, Paul Newman

Es curioso que alguien de vida casi ejemplar supiera adaptarse tan bien a personajes descarriados, hundidos en su propia psique. Como un guante de seda forjado en hierro, Paul Newman, adquiriendo el cum laude interpretativo, traspasaba su cuerpo y voz a hombres de ambigua moral, sin posibilidad de reconciliarse consigo mismos o su pasado y abocados a finales de dudosa redención. De ese tipo de hombres sabía mucho Tennessee Williams, él mismo era uno de ellos. Brick y Chance Wayne no dejaban de ser sino extensiones de su propia personalidad, igual que el Stanley de Brando representaba el tipo de amante, rudo y sin clase, que le atraía.

 Las obras del dramaturgo, supurantes de aroma sureño y glamour decadente, tendrían la suerte de tener adaptaciones cinematográficas a la altura de las circunstancias, aún siendo más teatro filmado  que películas hollywoodenses al uso. Sin contar la obra maestra de Elia Kazan, Williams encontró en el director Richard Brooks y en Paul Newman sus mejores representantes.

“La gata sobre el tejado de zinc” significó el primer film que adaptaba una obra del escritor de Columbus. La trama, una familia disfuncional, egoísta, ahogada en sus propios lamentos, envidias y reproches, representada por el matrimonio en crisis de Brick (Paul Newman) y Maggie (Elizabeth Taylor), celebra un angustioso cumpleaños, quizá el último, del patriarca. Newman retrata a la perfección a un hombre aún joven, de belleza intacta,  pero en plena crisis de identidad, añorando en exceso a un antiguo amigo (detalle de obvias connotaciones homosexuales) y viéndose asediado por la ambición de su hermano y la mujer de éste, Maggie y, el hecho de ser el hijo fracasado favorito de papá. Su falta de decisión, el sufrimiento inherente a su no deseada condición de predilecto, sus constantes visitas a la botella y el duelo interpretativo con una excelente Elizabeth Taylor, realzan una de las mejores actuaciones de Paul Newman en su carrera, demostrando la dualidad e indecisión de Brick.

Dulce Pájaro de Juventud sería la segunda y última conjunción del triunvirato Newman, Williams y Brooks. De nuevo, un drama que se mueve entre la hipocresía y las oportunidades perdidas, en un intento de redención que se antoja imposible. Chance Wayne vuelve a su ciudad natal, haciendo gala de la chulería de quien ha triunfado y el lugar donde creció le parece un nido de paletos.  Allí estará en una habitación de hotel junto a una antaño exitosa actriz, en una espiral descendente de engaño y tribulaciones. En realidad, ni Chance Wayne ha triunfado, ni su físico le reportará el billete de ida al parnaso de Hollywood. Todo es irrelevante frente a la única realidad de su vida, el intento de recuperar a su amor de juventud, amor truncado por la familia de la muchacha, los caciques del lugar. Su casi suicida misión de volver con su antigua novia Heavenly, la crueldad del padre y hermano de la misma, el dolor empático de la decadente actriz Alexandra del Lago, y un desenlace inesperado y deliciosamente romántico, hacen de la película un clásico. El hecho de verse rodeado por las excelentes interpretaciones de Geraldine Page y compañía, no hace sino destacar aún más el tour de force emocional al que se somete Newman para exorcizar toda la frustración y pasión de su personaje, tan bello y triste como un atardecer en los últimos días de verano.

No era fácil, y no lo sigue siendo, poder encararse a los hombres y mujeres creados por Tennessee Williams; solo alguien con el coraje y talentos suficientes para atreverse a nadar por ese terreno de autoindulgencia y dolor, saldría airoso del trance. Cualquiera puede hacer de sí mismo, pero pocos son capaces de adquirir la piel de un neurasténico. Paul Newman, como Vivian Leigh, era parte de ese limitado reducto de actores de mágica intuición.

Publicado en noviembre del 2008, Popular1.

comentarios
  1. David C. dice:

    Excelentes películas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s