¿El infierno son los otros?

Publicado: enero 30, 2011 en Blog

Generalmente, nos auto exculpamos de todo. Nunca tiramos piedras, ni levantamos la mano, ni subimos el tono de voz o la jodemos. Y cuando caemos en las tentaciones, cuando  erramos, siempre tenemos una excusa guardada en el revólver. Presta para dispararse, como ejercicio de autodefensa.  El mundo nos ha hecho así, son los tiempos que vivimos, o el sol me afectó y me cargué a ese tipo en la playa porque me dio el arrebato. Y casi siempre, el infierno son los otros. Es una fórmula fácil de usar, escrita por alguien al que se le daba muy bien no hacer ningún alarde de crítica a sí mismo. Sirve para todo, y siempre nos salva de la hoguera de vanidades.

No, el infierno no son siempre los otros, el infierno también soy yo. Tanto como el cielo, el limbo o cualquier lugar intermedio y sin maniqueísmos que pueda habitar unas horas. No hay nada más sano, y que rebaje el ego, que en una situación incómoda que hayas experimentado, en la que, cómo no, la culpa fue del otro, mirar la situación con perspectiva, como si fueras una persona ajena a todo el embrollo, tuvieras todos los datos y debieras dar un parte lo más objetivo posible. Las variantes son múltiples, y aunque el otro tenga la culpa en ocasiones, tú nunca te eximes de toda la sin razón. Hay una parte de Caín en ti. No es algo horrible. Es natural, que bajo ciertas morales, puede llegar a dar más miedo aún.

No hay nada mejor, para dejarse de tonterías, que analizar nuestras actuaciones, pasadas  y presentes. Da vértigo, y cierta angustia, pero es algo que nos ayuda a evolucionar, a comprendernos mejor. Luego, en la mano de cada uno está intentar remediar o no repetir los actos cometidos, o seguir perpetuándolos porque sí, o por la excusa que a cada cual mejor le suene. En el caso de decidir actuar mejor, conforme a la moral que seguimos para que la vida sea más fácil y llevadera, saber que puedes volver a joderla. No como algo apocalíptico, un sentimiento de comerte una y otra vez las entrañas como el tipo que quiso dar a los hombres el fuego. No, sino como alerta para no dormirte en los laureles de la hipocresía.

comentarios
  1. candela dice:

    buena reflexión , vamos avanzando ..

  2. Evil Elvis dice:

    Yo creo

  3. Evil Elvis dice:

    Perdon, yo creo que la mayoría de veces el infierno está dentro de cada uno. Algo parecido decía el personaje de Benicio del Toro en 21 Gramos, si no me equivoco de peli.

  4. Roberto dice:

    Elvis has left the building.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s