GENESIS P-ORRIDGE

Publicado: febrero 7, 2011 en Gnesis P-Orridge

LA NUEVA CARNE

¿Quién es Genesis P-Orridge? Para muchos, un auténtico terrorista industrial, engendrador de toda una forma de escupir las cosas, a través de una sonoridad ruidosa y escalofriante, anteponiendo los cimientos de la mecánica, de la música de fábricas y el ruido sin control. Para otros, un ser totalmente ajeno a cualquier convencionalismo, que, en su misión de prosperar, hace de la pesadilla una orla perfecta para sus actos.

Creador de Throbbing Gristle y Psychic TV, ha demostrado un afán de superación física más allá de lo establecido, injertándose pechos para estar más cerca del sentimiento femenino de su mujer. Anticorrector moral, la esquizofrenia lúcida de este personaje le ha hecho ser enemigo público número uno. Ningún gobierno lo quiere tener en su país, ya que P-Orridge representa la amenaza de un ser supuestamente despreciable (se mudó a Estados unidos bajo acusaciones de pederastia en actos satánicos, aunque nada se ha comprobado) y siempre genial que ha hecho del transformismo algo más que una galería de feria.

 Todo lo dicho puede resultar un simple ejercicio para epatar, pero nada más lejos de la realidad. Con Genesis, uno siente estar frente a un librepensador, un artista terriblemente despierto que no acepta lo impuesto por jerarquías obsoletas y que prefiere escribir su vida por sí mismo (algo inaudito en los tiempos que corren). Hablar con él es estar dispuesto a aceptar, tácitamente, todo un compendio de reflexiones diferentes y distintas, diatribas que superan cualquier cosa aprendida en los libros de texto. Puede que muchos le consideren simplemente el freak que sale en las páginas extrañas del diario, pero otros vemos en él alguien totalmente imprescindible e ineludible, que, si no existiera, debería ser inventado. Bienvenidos a la lógica del siglo XXI.

¿Qué recuerdas de tus inicios con Throbbing Gristle y la discográfica Industrial Records?

“Empezamos en 1975, con mi amigo Monte Cazzara, simplemente diciendo la verdad, cuestionándonos el Rock, que no era algo demasiado moderno y que estaba más bien basado en las estructuras antiguas del R&B. Nos planteamos qué pasaría si intentábamos hacer música que reflejara lo que en aquel entonces estábamos viviendo, basándonos en nuestras experiencias, y cómo sonaría aquello. Empezamos a crear los dos música con instrumentos normales y con los sintetizadores de Chris Carter. El sonido resultante fue una mezcla de nuestras imaginaciones y del lugar dónde vivíamos entonces. Estábamos al final de una fábrica, donde pasaban los trenes cerca, se los oía. Nos imaginábamos a la gente haciendo coches en las fábricas, con diferente equipamiento, y pensamos si podíamos sacar un ritmo de eso, pero nada de R&B, queríamos hacer muchos sonidos diferentes y estructurarlos para sacar algo nuevo. Fue por eso por lo que empezamos a hacer música industrial, un tipo de música que no se había tocado antes”.

¿Cómo es tu relación actual con Peter Christopherson, de Throbbing Gristle?

 “Es buena. Hablamos casi todos los días”.

¿Qué planes de futuro hay con el grupo?

 “Throbbing Gristle tenemos un nuevo proyecto con los miembros originales: Chris Carter, Cosey Fanni Tutti, Peter Christopherson y yo mismo. Hemos finalizado un nuevo disco de estudio con letras mías, lo acabamos de terminar. Se titula `Part 2: The Endless Not´ y es muy similar a lo que hacíamos originalmente hace veinticinco años. Esta vez hemos utilizado ordenadores para hacer música, estamos usando lo que tenemos alrededor nuestro. Lo que hacemos es mezclar sonido con periodismo. Creo que lo que Throbbing Gristle hace realmente con la música, es combinar el sonido con el periodismo. Somos un espejo de lo que es la sociedad en este momento, y también revelamos la cultura oculta de los trabajadores, aquella que existe por debajo de lo aparente. La música de siempre que se hace hoy es puro entretenimiento y placer, mientras que con Throbbing Gristle estamos más envueltos en información e ideas contenidas en el sonido”.

Tú siempre has sido muy crítico con la sociedad, así que es obvio que tendrás alguna opinión sobre el actual orden mundial, con dos flancos tan equidistantes y a la vez tan terroríficos…

 “Bueno, George Bush ha hecho más daño a los humanos y a la historia de la humanidad que ningún otro hombre antes. El mundo ha sido espantosamente inestablecido por las agresiones de los americanos, y hoy la situación está polarizada en dos formas de fundamentalismo. Ambas creen en el Armagedon y creen en la destrucción de la especie humana para llegar al cielo, a Dios. Tenemos dos grupos de poderosas criaturas políticas, con uno destruyendo a la especie humana, y es terrible, terrible, presenciarlo. Con todo, hay espacio para la negociación y acuerdos que afecten a todo el mundo. Que den Palestina a los palestinos. Muchos de los problemas que existen ahora en el mundo se dan porque, en vez de tomar decisiones democráticas y correctas, los gobernantes se obcecan, y la gente se frustra. Muchas de las cosas que están sucediendo ahora se deben a los políticos que tienen en Estados Unidos”.

¿Cuál consideras que puede ser el futuro del género humano? Para mí será muy parecido a las clásicas novelas futuristas que muestran un panorama desolador…

“Oh, sí. Por ejemplo, en el caso de Internet, a mucha gente le gustó eso pensando que era un sistema de liberación, pero en realidad yo tengo muchas sospechas sobre Internet, porque lo que ha sucedido es que lo han presentado, en la era digital, como un mero entretenimiento”.

Un placebo…

 “Sí. Y lo que en realidad pasa es que todo el mundo forma parte de esta red y parece que nunca puedas esconderte o tener privacidad. Puedes ser visto, puedes hacer todo sin estar presente. Yo creo que la privacidad es uno de los últimos tabúes y que mantenerla parece un acto radical. Creo que estamos en el comienzo de una era digital, y hay un gran potencial para empezar a controlar el planeta. La siguiente guerra será entre la gente que se subleve a la no privacidad y la gente que se rinda a ello. Habrá gente que querrá luchar por su libertad”.

¿Crees que en los últimos años hemos tenido un filósofo real en esta era? Se suele decir que, desde el existencialismo, es decir, Sartre y Camus, no han existido filósofos rompedores…

“Creo que William Burroughs”.

¿De verdad?

“Sí, lo pienso, y por muchos motivos. Burroughs es a menudo marginado, se le tacha de novelista que escribe libros sobre drogas para adultos, pero, cuando conoces sus ideas sobre el control y sobre el lenguaje como violencia, reconoces en ellas dilemas contemporáneos. Además del dilema de incorporarte a la cultura o apartarte de ella. Cómo rechazas esta cultura, cómo te separas de las mentes que lo controlan todo. Por el momento, la especie humana está condenada, y el motivo por el que las cosas están así es que, hace cien mil años, cuando el hombre empezó a vivir en el planeta, la lucha, la agresión y la fuerza era lo que necesitaba para sobrevivir, proteger el territorio, obtener comida… Hemos modificado el entorno y ahora es algo más tecnológico y digital, pero, en cambio, nuestro comportamiento sigue siendo el mismo. Seguimos siendo como al principio, intentando defender nuestro territorio, nuestras ideas, nuestras cosas… Y eso está fuera de contexto en el entorno que tenemos hoy en día. El nuestro es un comportamiento primitivo en un contexto futurista… Un completo desastre. Lo que debemos hacer es redireccionar nuestro comportamiento y comprender la evolución como una pieza clave para sobrevivir como especie”.

Supongo que apreciarás algunas de las teorías de la nueva carne que asoman en la obra de gente tan diferente como pueda ser Cronenberg o Giger…

“Estoy completamente de acuerdo con cualquier alteración física, genética o de comportamiento. Creo que la llave para la supervivencia humana y la evolución final de nuestra especie, a diferencia de lo que hacían los hombres prehistóricos, está en no creer que el cuerpo humano es sagrado, en aceptar que el cuerpo humano es simplemente carne cruda, material. Podemos rediseñar nuestro cuerpo como queramos, al igual que nuestra mente. Si queremos ser libres y que todo vaya, por así decirlo, en armonía, debemos expresarnos con nuestro cuerpo, tal y como dejamos que nuestra imaginación se despierte. Debemos cambiarlo, hacer lo que deseemos con él. Tenemos que prescindir de todos los estereotipos pasados de moda, y apoyar la ingeniería genética, la cirugía estética… Apoyar cualquier método que añada algo positivo, para dar más potencial a nuestro aspecto. Así que respaldo totalmente a cualquier artista, o a cualquier pensador o científico, que rechaza el imperativo biológico del ADN”.

Y por este motivo tú te has transformado en otro tipo de persona.

“Exactamente. Creo con tanta fuerza en el imperativo de la especie humana a adaptarse y a cambiar física y mentalmente, que estoy utilizando mi propio cuerpo para demostrar que rechazo la programación que nos ha sido instituida”.

Pero el problema es que mucha gente sólo se queda con la primera impresión, con tu nueva apariencia.

“Por eso tenemos que ir educando a la gente, para que surjan nuevas posibilidades. Como la gente sigue quedándose en la superficie, el trabajo de un artista, un escritor, un creador, es intentar buscar nuevos caminos para cambiar la percepción de otras personas”.

Ahora te quería preguntar por otras cosas, por Ian Curtis y Joy Division…

“Ian Curtis… Fue un gran amigo mío”.

Es uno de mis héroes musicales.

“Oh, ¿de verdad?”

 Sí.

“Yo también nací en Manchester, de modo que Ian Curtis fue un gran fan de Throbbing Gristle. Recientemente ha salido un nuevo libro sobre Ian que se refiere a ello. Espera un momento, que te digo el título, voy a buscarlo… Se llama `Torn Apart: The Life Of Ian Curtis´, de Mick Middles y Lindsay Reade. En el libro se dice que la noche que murió yo fui una de las dos últimas personas que hablaron con él. Su canción favorita de todos los tiempos era `Weeping´, de Throbbing Gristle, mi único tema en el álbum `D.O.A.´, que es sobre mi intento de suicidio. La noche que murió, Ian me llamó por teléfono y me cantó la canción entera. Después de cantármela, me di cuenta de que se iba a suicidar, y entonces llamé a Jon Savage y a más gente de Manchester, y al resto de Joy Division, pero sólo pude contactar con un par de personas. Les dije lo que iba a suceder. `Tenéis que ir a su casa´. Pero me respondieron: `no le des importancia, siempre está igual con cosas de ésas´. No hicieron nada y él murió. Durante todos estos años estuve enfadado, y hace poco me enteré de que una de las personas que acaban de escribir el libro, Mick Middles, se casaba ese día. Por ese motivo todos estaban en la boda y no pude contactar con nadie. Ian y yo íbamos a tener una banda juntos. Ian estaba muy, muy harto de estar en Joy Division, y estaba totalmente convencido de no irse a América. Así que habíamos planeado hacer un concierto en París. Iba a ser Joy Division y Throbbing Gristle, e iba a estar patrocinado por S. Sentimental, unos amigos míos de Francia. Ellos publicaron un single de Throbbing Gristle llamado `We Hate You (Little Girls)´, y también `Atmosphere´, de Joy Division, en una edición limitada. Fui yo quien puse a Joy Division en contacto con el sello francés, porque a Ian le gustó mucho cómo fue hecho nuestro single, y quería que publicasen uno a Joy Division”.

 Podría haber sido sensacional…

“Sí, desde luego. Para mí fue una doble tragedia. Podríamos haber hecho cosas muy buenas e inauditas”.

Ian Curtis fue un genio.

“Absolutamente. Sólo leyendo sus textos, esa poesía, con lo joven que era… Increíble. Y las canciones, las melodías, toda su trayectoria, cómo maduró… Tenía un gran talento. Era un hombre fantástico; muy, muy sentimental”.

 ¿Y qué opinas acerca de New Order?

“New Order están recordando ahora a Joy División, y debo decir que no estoy muy interesado en ello. New Order es casi un negocio, mientras que Joy Division era inspiración. Fue muy difícil para ellos continuar sin Ian Curtis, seguro que sintieron su sombra constantemente. Tocaron en Barcelona e hicieron canciones de Joy División. Fue terrible, lo odié”.

Fue una manera estúpida de enfocar las canciones.

“Yo incluso me sentí algo ofendido. No puedes copiar a Ian Curtis de ese modo”. (Risas).

¿Qué te parece la otra gran banda de Manchester, The Smiths?

“No me gustan. Conozco bien a Johnny Marr, y creo que es un gran guitarrista, pero no me gusta el estilo del grupo, cómo canta Morrissey… Es todo muy monótono, y otra y otra vez igual… No es mi idea de diversión”. (Risas)

Estoy de acuerdo contigo. Exceptuando alguna canción puntual, no me dicen mucho. ¿Qué bandas te gustan de los ochenta? ¿Devo quizá?

 “No, no me gustan Devo. Me gustaban Pere Ubu, y luego ya me pasé al techno”.

¿Y grupos de ahora?

“Los Yeah, Yeah, Yeahs me gustan mucho. Su guitarrista, Nick Zinner, ha tocado conmigo en alguna canción”.

Hablé hace poco con Ronnie Spector, y a ella también le encantan los Yeah, Yeah, Yeahs.

“Después de muchos años, sacamos un disco con Psychic TV, `Hell Is Invisible, Heaven Is Here´, y trae una canción con este guitarrista y… Perdona, se me ha quedado la mente en blanco”.

No pasa nada. ¿Alguna otra banda actual?

“Brian Jonestown Massacre. Me gustan, son buenos amigos”.

¿Te interesaban Bauhaus?

 “Sí. Les dimos la oportunidad de ser teloneros de Throbbing Gristle en North Hampton. En aquel momento todavía se hacían llamar Bauhaus 1919. Eran una versión antigua del grupo”. (Risas).

La música industrial nació a la vez que el Punk. ¿Qué sentías por ese movimiento?

“Nunca estuve interesado en el Punk Rock. Eran unos hipócritas. Aparentemente, se quejaban de lo que era el Rock & Roll, pero, por detrás, todos querían firmar contratos para grabar. Eso sí, fue un estilo diferente en una época en la que todo lo que había era R&B”.

Fue un movimiento muy nihilista. En un primer momento, sólo querían destruir, no les interesaba crear. No era algo fructífero.

“Estoy de acuerdo. Soy una persona a la que le gusta la imaginación. Me gusta que me sorprendan, que los demás hagan cambios”.

¿Qué piensas del Rock y su mitología? Ya sabes: la industria siempre está convirtiendo en ídolos sexuales para vender a gente como Jim Morrison o Kurt Cobain…

 “Es una tragedia que la gente que dirige estos sellos no tenga moral ni ética. Simplemente quiere obtener un beneficio económico. Probablemente lo harán conmigo cuando me muera. Es que les gusta, les gusta que te mueras… Incluso cuando hay alguien en peligro, con depresión o que ha tomado muchas drogas, y lo saben, ni siquiera hacen nada para evitarlo, ni terapia ni nada… Incluso a veces disparan el gatillo y se sienten como dolidos, para posteriormente sacar todo el beneficio posible. Son demonios”.

Estuve leyendo ayer sobre Marilyn Monroe y cómo la industria no hizo ningún intento por ayudarla…

“A eso me refiero. Por ejemplo, de Janis Joplin, o Jimi Hendrix, están sacando muchísimo dinero. Pero, en su época, Hendrix ofreció maquetas a muchos sellos, y nadie le quería grabar un disco. Le decían: `no, lo que haces es ruido´, y ahora mira…”

Es como lo que sucede con Queen. Están todo el día intentando hacer nuevas grabaciones, tienen otro cantante… Es absurdo.

“La industria de la música es una de las más corruptas que hay. Es increíble. Nos ha pasado con Psychic TV, que hemos tenido dificultades para encontrar alguien que nos quisiese fichar para sacar un nuevo disco. Tienen miedo de las bandas con ideas y que quieren cosas”.

NIN es de las pocas bandas que hacen algo diferente…

“Nine Inch Nails fueron muy afortunados, ya que entraron justo antes de que las cosas empezaran a ser más complicadas. Y, por una parte, eso es bueno porque ellos, la industria, se están destruyendo a sí mismos, pero, por otra… En fin. Se quieren asegurar el trozo de pastel grabando de nuevo con Bob Dylan y gente así, y no se dan cuenta de que están haciendo siempre lo mismo, están destrozándose. Las cifras de ventas cada día son más bajas, les entra el pánico y siguen invirtiendo más y más dinero en gente como Bob Dylan. Y mira, me gusta lo de antes de Bob Dylan, no te equivoques, pero ahora… Ahora no me dice nada. O los Rolling Stones… ¡Todavía están cantando `Satisfaction´!”

Entiendo lo de los Stones. Puedo disfrutar con su música actual, pero tienes razón. Ya que los hemos mencionado, me gustaría saber si te aprecias a NIN y Ministry.

“Sí, me gustan Ministry. Hacen muy buena música y tienen un muy buen directo. Al Jourgensen es un gran tipo. Y Nine Inch Nails son definitivamente bastante buenos, hacen música muy interesante. Volviendo a lo de antes, es que es deprimente cómo está ahora mismo todo el panorama… Actores que quieren ser músicos… Dan Grammys a actores que intentan hacer Hip Hop. Es estúpido”.

 Para terminar, quiero preguntarte por tus gustos estéticos. ¿Con qué directores de cine conectas más?

“Luís Buñuel y Alejandro Jodorowsky son mis favoritos”.

Jodorowsky es ahora muy popular con la psicomagia y el tarot. Aparece en programas culturales de la televisión pública española.

 “¿De verdad?”

Sí. ¿Cuáles son tus películas favoritas de estos dos directores?

“De Buñuel, `Belle De Jour´. En realidad, es por lo que me puse tetas, porque Pierre Clémenti, que hace de novio de Catherine Denueve, se las pone. La primera vez que vi `Belle De Jour´ yo estaba en un viaje de ácido, y me dije que, cuando fuese posible, me pondría tetas metálicas o de oro. Quería parecerme a Pierre Clémenti, y es lo que hice. Y, de Jodorowsky, me gusta mucho `El Topo´”. 

Es un cine muy mágico, como la obra de Castaneda.

 “¿Qué?”

Castaneda.

 “Ahh… Castaneda. Entre mi acento de Manchester y el tuyo español, no nos entendemos”. (Risas)

 ¿Escribes y lees poesía?

“Sí. Me gustan Baudelaire, Rimbaud, Verlaine… Considero que la poesía es algo fabuloso, la amo, y no podría vivir sin ella, sin la combinación de palabras, sin las diferentes maneras de las que las puedes utilizar. Puedes crear cosas que de otro modo no existirían en tu imaginación y en el mundo. Nunca me canso de jugar con las palabras”.

¿Y qué pintores te interesan?

“Oh, mi pareja y yo pintamos, y en 2007 tenemos previstas tres exposiciones en museos. Me gusta Hans Belman”.

¿Cuál es tu definición del arte?

“El arte debe modificar lo que la gente percibe como realidad”.

Entrevista publicada en marzo del 2007, Popular1.

comentarios
  1. KC dice:

    Genesis for president!!

  2. Al dice:

    Un verdadero cabronazo!!! Y no mamadas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s