ATARI TEENAGE RIOT

Publicado: mayo 23, 2011 en Atari Teenage Riot, Música

LA LUCHA CONTINÚA

 

Uno de los grupos más subversivos de los noventa, inventores del digital hardcore, vuelve para azote de políticos, corruptos y demás ralea inherente del capitalismo en el siglo veintiuno. Welcome to Atari Teenage Riot Version 2.0.

 

Atari Teenage Riot no podían volver a circular con normalidad. No son un vehículo usual, ni su arranque es similar al de otros coetáneos. Tras su puesta a punto, han quedado huellas marcadas en el asfalto. Sorprende el cruce de declaraciones entre Hanin Elias y Alec Empire en la prensa, dos de los tres miembros fundadores. Con la fatídica muerte de Carl Crack, y el distanciamiento entre ambos por el fin de ATR, parecía difícil que volvieran a reunirse y reactivar el grupo que les dio un nombre más allá de la escena electrónica. El fútil intento de reconciliación ha marcado la reactivación. Hanin aduce que Empire desea controlar el grupo sin voces discordantes, y Alec que Elias ya no puede cantar como antes. Sea como fuere, la realidad es que ATR están ahora mismo en la carretera, con Empire secundado por la carismática Nic Endo y un nuevo maestro de ceremonias, CX Kidtronik.

Su mensaje, en esta era de resaca post 11-s, es más vigente que nunca. Así me lo demuestra Alec en la cordial conversación que mantuvimos, a pocas semanas de sus conciertos en España.

¿Por qué este retorno?

ALEC EMPIRE: “Mmm, resulta difícil de explicar. No es un retorno en el sentido estricto del término. Más bien hicimos un concierto, sentimos que había un buen feedback  y decidimos realizar algunas actuaciones más. Tocamos en festivales, uno a las afueras de Berlín que fue realmente bien. Tuvimos aún más fechas…Ha sido algo progresivo. No somos el mismo grupo que en los noventa, hay un miembro nuevo, el mc CX Kidtronik, y Nic Endo tiene más protagonismo que antes. El sonido es distinto”…

A muchos fans les ha sorprendido la ausencia de Hanin Elias. Las declaraciones de Hanin al respecto son muy duras.

“No sé lo que has leído, pero entiendo que la gente pueda tener diferentes opiniones. Cuando tocamos nuestro primer concierto, en mayo, no vino. La clave es que Hanin Elias ya no puede cantar como antes, gritando. Fue idea suya que volviéramos a tocar. No sé si lo sabes, pero dejó la banda en el noventa y nueve, justo antes de un concierto muy importante en Inglaterra, en el Brixton Academy.  Por la tarde decidió que no quería girar más y nos dejó tirados. Después de eso nos hemos llevado fatal, pero cuando se puso en contacto conmigo para juntarnos y arreglar nuestros problemas, me pareció que podía salir algo positivo de ahí. También creí que sería buena idea grabar una canción y sacarla rápidamente online. Hanin demostró no estar a la altura de ese tipo de material, apenas puede gritar. Pensé en otro tipo de solución, porque en el primer álbum Hanin no está gritando todo el tiempo. Ya sabes, por qué no improvisar algo y hacer las cosas de otra manera, pero no hubo ningún acuerdo. En algunos países ni sabrán que no está, porque ya en los noventa no participó en muchas giras. En ese sentido, nuestra banda no es una banda de rock tradicional, sino más bien un caótico grupo de gente. A mí me gusta vernos como una especie de Wu-Tang Clang. Sé que algunas personas no les parecerá lo mismo, porque ya no está Hanin y tenemos un nuevo mc, pero la idea es disfrutar de Atari Teenage Riot con una nueva perspectiva. Hanin sabe que tendrá siempre las puertas abiertas, sólo que fue ella la que no quiso venir a nuestro primer concierto este pasado mayo”.

También salió a la luz que vais a grabar un nuevo disco.

 “Sí, estamos en ello. Ya sacamos un single, ‘Activate!’, y hemos firmado con Dim Mak records, el sello de Steve Aoki,  para sacar el álbum el año que viene. Va a ser interesante, porque el contexto es diferente a los noventa y a los discos que creamos en aquel entonces. Estamos escribiendo sobre temas inéditos en nosotros, como la globalización y sus consecuencias negativas, o el manejo de la gente por medio de la tecnología. También tratamos clásicos en nuestras letras, del tipo de la corrupción política”.

Vivimos en un mundo diferente, y claramente dividido. Por un lado está el capitalismo occidental, y por otro el fanatismo religioso de Oriente medio. Es difícil vislumbrar una salida. ¿Qué posición adoptas?

“Es algo complejo. Me gustaría empezar con la religión. Hace cientos de años era algo que unía a la gente, una base de entendimiento a través de las reglas sociales que contenía. Hasta que en un momento determinado, por cuestiones de poder, surgió la violencia. Y estamos asistiendo a lo mismo ahora. La religión es un arma de manipulación política. Una forma de crear una opinión determinada, de apoyo a causas políticas bajo las que únicamente subyace un interés económico y territorial. Me resulta curioso que viviendo en una era en que la ciencia está tan enraizada, que la tecnología progresa tan rápido, e incluso la información es mucho más accesible gracias a Internet, haya gente que vuelva su mirada hacia libros que se escribieron hace tantos siglos. Me parece absurdo (Risas). Intentan conseguir respuestas sencillas frente a problemas muy complejos. (…) Cada día está más claro no hay una salida fácil para los problemas entre los dos bloques que has mencionado. Lo estamos viendo en Afganistán, no parece que la cosa vaya a mejorar. Es un conflicto continuo, y la religión, y el sistema capitalista, son, en efecto, las dos lanzas que lo promueven”.

La guerra es dinero, y a los gobiernos les interesa.

“El sistema capitalista, los gobernantes, no ayudan a la mayoría. Estamos viviendo en una mentira, en una democracia de juguete. Empezó en los noventa,  y ahora es más obvio que nunca que no hay entendimiento entre la gente y los políticos. Los políticos no están para ayudar a la gente, sino para respaldar a las corporaciones. Y las corporaciones piensan de manera global, en lo que les acarreé más beneficios. No se preocupan por el  individuo. Espero que en el futuro la mayoría se dé cuenta que vivimos en un sistema ilógico, que destroza el medio ambiente y las relaciones personales, que únicamente se basa en el beneficio inmediato. Siempre he sentido miedo de los gobiernos muy poderosos. Aquí tenemos el antecedente de los nazis. Antes me has preguntado qué posición tomo… Me siento un libertario anarquista”.

Y qué me dices del comunismo. En teoría algunas de sus ideas son positivas, pero la práctica ha resultado fallida y errónea. A mí, al menos, no me gustaría vivir en China permanentemente.

“Muchas de esas ideas positivas se integrarán en las sociedades del futuro. Estoy seguro. Que la gente controle la economía, no unos pocos. El problema de muchos idearios políticos, cuando se llevan a la práctica, es que en seguida aparece la corrupción. Se aprecia en China, o en lo que sucedió en Rusia. No sé, quizá en China haya gente que diga que en unas cuantas décadas el país estará mejor, pero lo importante es que ahora mismo están explotados bajo la sombra del comunismo. No parece que funcione…Aún así, no vivo en China, así que no puedo tener una opinión completa, como con Berlín oriental. Estoy en parte de acuerdo contigo. Pero no creo podamos dar ya por muertas o equivocadas algunas ideas comunistas. Simplemente han sido tergiversadas”.

Un autor alemán que dio lugar a muchas tergiversaciones es Nietzsche. Lo han adaptado desde los nazis a los anarquistas.

“Es una cuestión interesante. No apoyo todas las ideas que expuso, ni las aplico en mí día a día, pero me parece necesario leer a Nietzsche, como otros filósofos, en algún punto de tu vida. Muchas de sus ideas, al expresarse de manera tan literaria, están abiertas a la confusión, a que se apropien de ellas gente que no ha entendido en realidad nada. Fíjate en la música mismamente, con Wagner. Debemos tener en cuenta el contexto en que esa música se pone, que no siempre es el mejor. También comprender la sociedad en que toda esa música se escribió. Muchas veces te sorprende leer el concepto que esa gente tenía de las mujeres o de los africanos, pero es que eran otros tiempos, y no pueden trasladarse al presente. Vivimos en otro tipo de sociedad.  No puedes adaptar todo sin realizar cambios. En política es muy frecuente tirar del pasado sin cuestionárselo. Me viene a la mente los discursos políticos en Estados Unidos… Por ejemplo, cuando niegan la teoría de la evolución”. (Risas)

Debido a ser un grupo tan marcadamente político, vuestros conciertos son verdaderas revueltas, con mucha violencia. ¿Qué le dirías a vuestros detractores?

 “Es algo que ha dependido de varios factores. En muchas ocasiones hemos actuado frente a una audiencia muy conservadora e ignorante, y ha dado lugar a cierta agresividad. Puede resultar controvertido, pero nuestro mensaje es así. Hay personas que no entienden algo que sea diferente en lo concerniente a la política. Algunas de esas personas que vinieron a nuestros conciertos, se subían al escenario para mostrar su desagrado, y nosotros no nos acobardábamos. Supongo que hay músicos que aunque tengan sus ideales, no quieren problemas y prefieren adecuar su música al simple entretenimiento. No es nuestro caso (Risas). También tuvimos problemas con los nazis que iban a los clubes donde tocábamos, para atacar al grupo y a nuestros seguidores. De todas maneras, la atmósfera de nuestros conciertos es agresiva de manera no negativa. La gente se libera, expresa sus emociones, pero no hay daños. El público se vuelve extremo porque les gusta, hay respeto entre audiencia y banda. Entiendo que a los de seguridad les choque que en algunos de nuestros conciertos la gente se suba al escenario y se muestren tan exaltados, pero no hacen ningún daño. Es un efecto de las emociones que les provoca la música”.

 Eres de Berlín, y para mucha gente existe una especie de idea romántica del Berlín dividido de finales de los setenta y de los ochenta. Es una idea sustentada en los viajes de Iggy Pop y David Bowie, los discos que Nick Cave grabó allí, ciertas películas… ¿Cómo recuerdas aquel periodo de la ciudad en lo concerniente a la música?

“Era muy joven. Fue un poco cuando empecé a hacer música, a dar mis primeros conciertos. Creo que fueron en el ochenta y cuatro o en el ochenta y cinco. Luego, en el ochenta y nueve, justo antes de que cayera el muro, surgieron las primeras raves. Recuerdo que en esa época, muchas bandas estaban influenciadas por lo que hicieron en Berlín Bowie e Iggy. De hecho, Bowie actuó en una película alemana, Christine F, que refleja muy bien el ambiente de la ciudad, con la chica protagonista, que es heroinómana. Sabes, yo soy de la siguiente generación así que no lo viví tan intensamente. Sí que tengo memoria de los punks y las squads. Berlín siempre ha sido un lugar muy especial. Si hablamos de punk, nunca fue como en Inglaterra. En Berlín es algo más intelectual y avant-garde. Con la música electrónica, la mayoría de los artistas han intentado mostrar una ruta a seguir, mientras aquí las cosas son de otra manera, supongo que en parte por la influencia del muro. Es como si Berlín fuera una pequeña isla donde se crea una música extraña. (Risas) Hemos dado forma a un tipo de sonido particular. Nosotros, Atari Teenage Riot fuimos lo opuesto a los ochenta. Nuestra forma de aproximarnos a la tecnología fue totalmente diferente. Teníamos un mayor control de los instrumentos, y sabíamos qué tipo de música debíamos crear como fondo para nuestro mensaje político, algo agresivo. En cambio, en los ochenta en Berlín, la gente simplemente experimentaba y surgían cosas interesantes, pero sin ningún control. A pesar de lo dicho,  lo nuestro no hubiera sido posible sin la generación anterior”.

RockZone, diciembre 2010.

comentarios
  1. Subversivos, hardcore…y ¿la música? Cuantos grupos viven de la pose, el mensaje, los logos, los slogans y las tonterias. ¿La música?

    Es un placer que actualmente alguien como Adele reine en todas las listas, música de verdad para las masas. No es subversiva, no es hardcore, no es cool. Pero canta como los ángeles.

    El ruido para los animales.

  2. ignacioreyo dice:

    Hay todo tipo de músicas, y todo tipo de ambientes en los que disfrutarla.
    Atari Teenage Riot es algo muy físico, perfecto para vivir en una rave, un concierto suyo, o corriendo por la ciudad. Define muy bien ciertas características de los tiempos que vivimos, y no los veo incompatibles con escuchar cosas más melódicas o mainstream, como Abba, uno de los mejores grupos Pop de la historia.

  3. J.Chico dice:

    Son difíciles de escuchar, tengo un disco de Alec Empire y te saca de quicio. Pero está bien.

  4. Me jode tener que dar la nota negativa pero nunca he tragado a este grupo tío, tuve que padecerles de teloneros de NIN en Barcelona 99 y nunca había visto aplaudir a la gente con tal emoción cuando anunciaron que iban a tocar la última canción.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s