LAGARTIJA NICK

Publicado: septiembre 22, 2011 en Lagartija Nick

La maquinaria sonora de Lagartija Nick se vuelve a poner en acción. “El Shock de Leia” es la buena nueva del, para algunos (entre ellos el que suscribe), mejor grupo de este país. Melódico y urgente, turbador y sincero, no esperábamos menos de los granadinos. Para desentrañar los arcanos del álbum hablamos con el demiurgo de Lagartija Nick, Antonio Arias.

 

Parte de la crítica está diciendo que “El Shock de Leia” es un retorno al principio, aunque algunos fans, los más disidentes, no están de acuerdo. ¿Cuál es tu opinión?

“Nunca se vuelve a un principio, no es un sonido que uno eche de menos. Si a lo mejor recuerda a los primeros discos es por la energía, No hay un alarde de estilo, me refiero a cosas que se adquieren con la sabiduría, sino que hay una intención de desnudar al grup. Los elementos que hay en el disco son menos de los que habitualmente utilizamos, tanto en la grabación, como en las voces, todo es mucho más sencillo y directo. Por la engería si que puede recordar a los primeros trabajos pero por experiencia  se sitúa muy en el año que es, el 2007. No tiene ningún aspecto revitalista”.

He leído que lo que más te preocupaba en este nuevo trabajo era la canción, no los arreglos.

“Fue por la experiencia previa que tuvimos con el disco homenaje a Los Angeles junto a otra gente. Al estudiar su repertorio nos dimos cuenta de que las canciones funcionaban bien, era relativamente sencillo qué guitarra hacer, algo que explica  el misterio de la canción. Cuando llegamos a entrar al estudio para este nuevo disco de Lagartija Nick,  el productor también estaba muy interesado en desnudar aún más la canción. Hay un ejemplo determinante que es el single que editamos el año pasado, `Carmen Celeste´, y cómo está grabado en el álbum;  es la definición del disco en ese aspecto. Se va más la energía de la grabación a la interpretación y a esa pista que a guardarte doblando u otros aspectos más exteriores. Cuando tienes la obligación de dejar una sola toma bien tu mentalidad cambia. Incluso estamos de acuerdo en que el disco nuestro que mejor suena es `Inercia´; es el disco donde solo había una voz, aunque había más guitarras doblando que en este”.

Hablando de canciones que valen por sí mismas., con o sin arreglos, se podría poner el ejemplo de “Hurt”, que gana más en la versión de Cash, más desnuda y sencilla, que la original de Nine Inch Nails. ¿Tú con cuál te quedas?

“Yo prefiero la de Johnny Cash, transmite más. Como diríamos tiene más quejido, más distorsión de experiencia vital, esa distorsión que adquieren los cantantes ya con un pasado muy extenso como Dylan o Cohen. Aunque la de Nine Inch Nails también me gusta, y el último disco me parece que está bastante bien. Lo que he podido oír en myspace me ha gustado. Mi niña, que la tengo aquí ahora, no puede verlo porque sale el anuncio de la mano en el coche y se asusta mogollón”. (Risas)

¿Cuál es tu disco favorito de NIN? ¿Y te gustó el anterior, “With Teeth”?

“`The Fragile´ está bastante bien… pero yo soy más de `The Downward Spiral´. `With Teeth´ también me gusta, recuerdo unas remezclas del primer single, que hacía Photek, muy buenas. `The Hands That Feeds You´, una letra buenísima”.

Volviendo a otra vez al disco, El tema “El Shock De Leaia”, hace referencia al libro de Alvin Toffler “EL Shock del Futuro”, y, no lo he leído, pero por lo que parece es, corrígeme si me equivoco, sobre lo desprotegidos que estamos a los cambios…

“Lo que dice es que nuestro futuro es cada vez más corto, mi prioridad ahora es llegar a los próximos treinta días. No es algo tan propio solo del rock ese futuro en colisión constante, que te va pillando siempre. También esa canción reflejaba mucho el cambio en que las notas empiezan a confundirse, empiezan a entrar más, una idea como de Syd Barret. Yo creo que él lo hacía porque no podía acordarse de cómo había tocado lo anterior. Eso lo define mucho, es una manera de componer”.

En lo del tiempo, recuerdo un libro de Don DeLillo, “Cosmópolis”, que decía, creo…que los grandes empresarios y brookers de la bolsa se dedicaban a comprar el tiempo, a ocuparlo con sus trabajos, no a aprovecharlo con ocio.

“Cuanto más vives, más relación tienes con formas diferentes de ver la vida. Los negocios,  del tiempo y del dinero. En nuestro caso lo único que nos queda siempre es el grito en el cielo, y en ese aspecto nosotros lo tenemos mucho más complicado”.

También siguiendo con el tiempo…se podría teorizar que, aunque las pautas de comportamiento de las personas son las mismas, lo que ha cambiado de forma brutal es la tecnología. Nuestra actitud es, en muchas ocasiones, igual de atávica que antes, y no estamos preparados para asimilar o, mejor dicho, utilizar los medios que tenemos a nuestro alcance.

“En el libro Alvin Toffler decía algo así como `desde que yo nací hasta ahora la humanidad ha avanzado tecnológicamente más que desde su inicio hasta mi nacimiento´. Sin embargo, yo también pienso que nunca hemos tenido una felicidad más serena que como la que llega con la madurez, una felicidad más plena, menos agobiada por los condicionantes de antes, una felicidad más dulce que cuando tienes veintitantos años. Uno por dentro no ve esos cambios en sí mismo hasta que no se hacen más palpables”.

Jeff Tweedy de Wilco dice que lo ideal es llegar una madurez tranquila como la que tú dices…Más sosegada de cuando uno tenía veinte años, pero que en cambio, en el tiempo moderno se estilan mucho los críticos cincuentones impostando que les gustan bandas actuales para seguir en la corriente.

“Sí, es verdad. Eso es una definición muy certera de cómo gira este negocio a todos los niveles, no solo en el periodismo, sino la gente de las compañías. El tiempo siempre está jugando en tu contra en ese sentido, y a lo mejor consigues cotas de mejores canciones y sabiduría, pero en realidad lo que se consume es un tipo de sangre que tienes desde los18 alos veintipico tacos, que huele muy bien, porque hay muchos vampiros que compran y venden juventud. Un vampirismo en que todos los artistas buenos han hecho hincapié,  lo han criticado. Sin embargo cuando tienes esa edad no tienes por qué demostrar nada, eres adorado, como decían los Stone Roses. Y cuando más motivos hay de respeto al oficio, menos respeto te dan. Aunque como decía Morente, esto es muy a la larga. En su caso nunca le ha faltado reconocimiento, pero el que tiene ahora no es el que tenía antes. Son los mismos adoradores de los Artick Monkeys los que le han colocado ahí”.

Como pasa con Tom Waits también ahora en las revistas de tendencias…

“Exactamente, como Waits, Cohen…llega un momento en que solo se aplaude al superviviente, independientemente de las heridas que les queden”.

Has dicho que el final de este tema, “El Shock De Leia” es digno de Brian Wilson, ¿cuáles son las obras que más te gustan de él?

“De Brian Wilson, aparte de los grandes obras de los Beach Boys, discos que son todos muy buenos, el que me emociona especialmente es su álbum en solitario homónimo, con producción de Jeff Lyne. El `Smile´ que ha hecho me parece también increíble. Fíjate, lo de los años que se ha quedado ahí, en el limbo…ha tenido que sobrevivir a lo más grande para tener respeto”.

“El Resplandor”, el tema que más me gusta del disco, va sobre la pérdida de la fe. ¿Puedes explicármelo más?

“Lo saqué de una frase de Ramón Llul. Yo no sabía que había escrito siglos antes poesía mística que San Juan dela Cruz.Él habla de la pérdida de la fé en el resplandor. Es una mirada católica sobre el Rock. Mi abuela me decía ‘a ti lo que te falta es religión’. Es cómo perdemos la fe y nos adentramos en esa urgencia, siempre arrojando nuestra vida al primer desconocido que nos gusta o al Rock. Puede ser con gente, como cuando arrojas tu vida en una persona, te das entero, sin encontrar el camino. Es la urgencia de la que hablábamos, la del tiempo moderno, una urgencia no te permite ninguna inseguridad. Aparte siempre la fe es inamovible, no acepta cambios. La gente quiere siempre lo mismo, que se graben el mismo tipo de canciones”.

Ahí la excepción serían bandas que corren riesgos, aún siendo comerciales, como hizo U2 en “Achtung Baby”.

“Sí. Recuerdo que grabando `Inercia´, estuvimos mezclando donde habían remezclado ellos las canciones del `Achtung Baby´. El ingeniero que remezcló con ellos era un borrachazo, y un día lo conseguí emborrachar tanto que pude conseguir las pistas de `One´. Es un caso como el de `OK Computer´, cuando el cambio se ilumina. Lo que me gusta de esos grupos es la posibilidad que tienen de tomar caminos totalmente diferentes. Sobre todo en la música. A  veces nos lo tomamos demasiado en serio, es solo música…ni una seguidilla duele tanto. Por fortuna hay grupos a los que se les permite hacer esas cosas”.

Eso último que comentas me hace recordar a unas palabras de Freddie Mercury en referencia al fracaso de “Hot Space”, un álbum lleno de Funk y música disco que se hizo a raíz del éxito de “Another One Bites The Dust”. Él comentaba que solo era música y ya está, no había que darle más vueltas.

“Sí, estoy de acuerdo con Mercury”.

¿Te gustaban Queen?

“Sí, me gustaban mucho. Yo los descubrí en el `News Of The World´ y luego fui para atrás. Lo dejé un poco ya en `The Game´, aunque era aceptable. A mi mujer le gustan los últimos”.

¿Qué te parecen las bandas tipo Interpol o Coldplay que intentan imitar a grupos como Joy Division y Echo And The Bunnymen? Y qué opinas de estos claro.

“De Joy Division me encanta esa producción tan gélida, tan fría…yo no sé lo que hicieron, pero aquello suena a mármol por todas partes. Y ese escalofrío no lo tienen los grupos de hoy día, aunque  valoro que les gusten  los grupos de after punk. `Heaven And Here´ de Echo And The Bunnymen también lo tenía. Cualquiera que se pone un disco de Joy Division le queda el cuerpo cortado. Tiene esa voz que no sabes cuándo está afinando o desafinando, pero te llega al alma”.

No puedo evitar preguntarte por Bauhaus. ¿Para cuándo una versión de `Lagartija Nick´ por Lagartija Nick?

“Lo hemos intentado, incluso en su momento se llegó a sacar. Hace poco estaba intentando aislar lo que es la melodía Rock de lo que es la armonía del saxo. Yo creo que podría funcionar una versión aislando la armonía del resto de instrumentación. Con la letra le he dado muchas vueltas, me gusta pero al transcribir…no me termina de convencer la traducción. Eso sí, cuanto más la toco menos me gusta, y era de mis canciones favoritas de Bauhaus,  de ahí salió el nombre del grupo. Es una canción que hemos oído tanto y cuanto más la intento sacar menos me gusta…Aún así,  la eché de menos en el concierto de Madrid”.

¿Te gustó ese concierto? A mí me encantó.

“Sí, bastante, aunque recuerdo que algunos fans me decían que Peter Murphy estaba calvo y gordo”…

Ya, pero eso es inevitable entre los fans más superficiales…Hace poco lo hablábamos un redactor del Popu y yo, que cuando ves diferentes versiones en directo de “Bela Lugosi´s Dead”, tiene más razón de ser la interpretación actual de Peter Murphy, más decadente y decrépito físicamente, que la de cuando era joven y Punk.

“Es lo que hablábamos antes, de la madurez en la voz, esa ganancia. Y sí, se identifica más con lo que está cantando. Además es una canción que contiene ese escalofrío inherente a ellos, y es una banda que supo madurar, que en el último disco, `Burning From The Inside´, pierden el escalofrío del principio pero ganan en otros aspectos, y claro, los nuevos siniestros cuando ven la experiencia actual no les gusta. Otro aspecto que me gusta de Bauhaus, es el bajo, que es muy Reggae. Cuando David J.  pincha pone mucho Dub y armonías Reggaes, pero claro, cuando lo escuchas en Bauhaus no te das cuenta en primera instancia. Son grupos que se descubren por su iconografía, que es muy atractiva, pero se pierden otros valores más musicales. Y cuando tratas con gente, yo he tenido esa suerte, como Joe Strummer o Mick Jones, cuando le hablas de esos grupos no se ponen las manos en la cabeza, al contrario”.

Sí, es cierto, al mismo Jello Biafra le gustan.

“Hombre, recuerdo que una vez nos mencionó en una revista española”.

Cambiando de tema, sé que te encanta la ciencia ficción, así que…imagínate un libro de este género que se adaptara a la pantalla y tú pudieras hacer la banda sonora. ¿Cuál sería?

“`Un Mundo Feliz´ de Aldous Huxley. Me encanta y lo veo muy musical. Había una mini serie de la novela pero no la he podido encontrar. Y si no fuera de ciencia ficción me gustaría `La Rata´ de Zaniewski, que se lo dejé a Josele Santiago junto a una biografía de Traci Lords y no me los ha devuelto. Entiendo que no me devuelva la biografía, pero no la primera”… (Risas)

Para terminar te quería preguntar por la serie “Espacio 1999”, protagonizada por Martin Landau, que sé que es tu favorita.

“Mi madre me regaló en el año setenta y seis, el disco, y luego cuando yo miré por Internet, para haber si había más copias, porque era promocional, no encontré nada. Es una serie que siempre hizo que llegara tarde a la escuela, la echaban después del telediario. La primera temporada es más filosófica, inspirada en `2001´, y la segunda es más de monstruitos, con más contenido humorístico. En la primera época hay una perfecta conjunción mística de la música con la serie. La banda sonora es  de Barry Gray, el que hizo también la banda sonora de `Thunderbird´”.

 Entrevista publicada en Popular1, julio del 2007. Esta es la versión íntegra que no apareció en la revista.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s