BILLY DUFFY

Publicado: octubre 20, 2011 en The Cult

“Para formar parte de la historia del Rock tienes que romper América”

The Cult vuelven a ser actualidad y actuales. Con “Born Into This” retoman el cambio como opción para sobrevivir, entregándonos su disco más vital, urgente y directo desde hace más de diez años. Wolf Child aúlla de nuevo junto a su guitarra favorita.

En el presente no tenemos una conciencia real de vivir etapas concretas de Rock. Después de la fusión de sonidos metálicos con el Rap, alcanzando su apogeo y decadencia en el fin de siglo, toda nueva agrupación ha delimitado su marco de actuación dentro de los parámetros establecidos en décadas anteriores. Aunque hablar de nuevas agrupaciones que tengan éxito se antoja algo cada vez más excepcional en una era de revitalizaciones. La tendencia y moda actual pasa por la resurrección de los muertos, a través de actuaciones aparatosas, recreando inmaculados repertorios aún vigentes gracias a la función de las radio fórmulas que, en su espíritu mercantil, han suprimido programas a favor de continuos greatest hits.

¿Quién quiere nuevos discos pudiendo vender la enésima recopilación con un par de temas inéditos, más el dvd de la gira? Intentar volver a tocar el cielo en un estudio de grabación no sólo es arriesgado, a veces es incluso ridículo. Lo hemos visto con los Stooges, facturando una obra totalmente insulsa y estereotipada, incapaz de aguantar ninguna comparación con sus tres discos clásicos y que ni siquiera llegaría a ser un buen álbum de Iggy en los últimos años.

Entonces… ¿Qué podemos esperar de The Cult? Por fortuna, la destrucción de toda regla, compaginando elementos contradictorios. Para empezar, una gira que pruebe que los resortes siguen en pie (2006); posteriormente, ejercer de refrescante alivio ante tanta naftalina y polvo, mientras se sigue dando conciertos. ¿Inaudito? En todo momento, pero se encuentra más vitalidad y renovación en las canciones de “Born Into This” que en cualquier insulto abstracto indie que nos quieran vender, amén de superar a comebacks tan vacíos y comerciales como el de Police.

Y es que puede que Ian Astbury y Billy Duffy, bipolares líderes y únicos miembros vitalicios de The Cult, no se aguanten, pero su conjunción en materia de crear continúa siendo una apuesta segura. Si le dejáramos todo el peso compositivo a Duffy, seguramente saldrían notables álbumes de Hard Rock. En el caso de Astbury, todo sería indudablemente más moderno (sólo hay que escuchar su reciente colaboración con UNKLE). Es obvia la existencia de una química especial entre ellos dentro del estudio de grabación y que la suma de las dos partes hace de la banda algo explosivo y único, realizando lo imposible: convertir lo nuevo en clásico.

Desde que Duffy se pusiera en contacto con Astbury por medio de los mánagers de Riders On The Storm (una de las pocas reuniones justificables; al fin y al cabo, Krieger y Manzarek siempre quisieron continuar), la acción ha sido continua. Hemos podido verlos en varias ocasiones por aquí, y siempre han demostrado honestidad y fuerza, con una base rítmica imparable (al bajo, Wise -quien ya estuvo en las grabaciones de “Beyond Good And Evil”-, y el contundente Tempesta a la batería, aparte del apoyo de Mike Dimkitch como segundo guitarra). Antes de editar “Born Into This”, Instant Live sacó en cd varios conciertos de su primera ronda por Estados Unidos, aparte del dvd “New York City”, conteniendo la actuación que dieron en el Irving Plaza el trece de noviembre del año pasado. En cuanto a su octavo álbum, sólo podemos decir que “Born Into This” es una renovación de sonido completa respecto a su anterior entrega. Allí donde antes había densidad ahora se encuentra facilidad y sencillez, un enfoque más directo y fresco, despojándose de la sobreproducción y realizando una pieza adictiva desde la primera escucha. Canciones como “Saveges”, “Sound Of Destruction” o “Born Into This” están hechas para noquear al instante, auténticas píldoras de adrenalina.

Para comentar el nuevo disco y realizar un repaso a la historia de The Cult, hablamos con la persona que sin duda más está disfrutando esta enésima vida, Billy Duffy, todo un icono del Rock gracias a la cubierta de “Sonic Temple”, aparte de su condición como enorme guitarrista, más allá de toda duda. Quizá el último guitar hero que nos ha dado Gran Bretaña.

Hola, Billy. ¿Qué tal estás?

“Muy bien, gracias. ¿Y tú?”

Encantado. The Cult es una de mis bandas favoritas.

“Es bueno oír eso (Risas), muchas gracias”.

Empecemos… ¿Qué me puedes contar de las sesiones de “Born Into This”?

“Fueron muy fáciles, rápidas y divertidas. Hicimos algo en Los Angeles y terminamos en Londres.”.

Es un disco más fresco, ¿no?

“No lo sé, quizá, puede que sí, sólo estábamos intentando grabar buena música”.

Resulta obvio que es muy diferente a “Beyond Good And Evil”.

“Bueno, ‘Beyond Good And Evil’ lo sacamos hace seis años. Durante todo este tiempo hemos cambiado. La música cambia, la gente cambia. Se puede percibir así”.

Cada disco vuestro es distinto.

“Sí, desde luego”.

También hay un productor nuevo. Si en “Beyond Good And Evil” repetía Bob Rock, ahora ha trabajado con vosotros Youth (ex Killing Joke).

“Sí. Me gustó trabajar con él. Tenemos una edad parecida los tres, Ian, yo y él, aparte de una trayectoria igual de larga, hay cosas en común. Nos lo pasamos muy bien el tiempo que pasamos juntos. Como dije antes, habíamos grabado algunas cosas en Los Angeles, teníamos ya algunas demos, y terminamos de grabar todo con Youth en Londres. Fue una buena experiencia, me gusta estar en Londres. Hemos hecho un buen álbum, creo que Youth ha realizado un gran trabajo”.

¿Es Bob Rock el productor con el que mejor te sientes?

“No sé qué decir realmente. Con Bob Rock siempre me he sentido a gusto. Hicimos tres discos con él, y estuvo todo bien, muy cool. A mí me gusta trabajar con Bob, pero pensamos que era hora de hacer algo diferente con este último álbum. Ian tenía sus opiniones sobre lo que quería hacer, me gustó su visión y continuamos ese camino. Por eso igual te puede sonar fresco. También me divertí haciendo un álbum con Rick Rubin en los ochenta, por aquella época era el instante idóneo para sacar un disco como ‘Electric’, no creo que pudiéramos hacerlo de esa manera otra vez. Sinceramente me lo paso bien con todo el mundo, aunque con Bob Rock es con el que más discos hemos hecho”.

Dos de ellos son los más potentes y rockeros de vuestra carrera.

“Sí, estoy de acuerdo contigo. Yo utilizaría a Bob en todos nuestros álbumes, pero no es siempre mi elección. Intento tener una mente abierta”.

El single “Dirty Little Rock Star” tiene el mismo riff que el “Undercover Of The Night” de los Rolling Stones.

“No es el mismo, es similar. Sólo puedo decir que si te parece el mismo riff, estoy encantado”.

También en esa canción están presentes elementos electrónicos.

“Eso tiene más que ver con Ian, es el que más utiliza los sonidos electrónicos, no es algo que sea parte mía, que yo suela hacer. Es su interés. Tampoco odio esos elementos. Si suena bien, perfecto”.

En cuanto a “Holy Mountain”, se puede decir que es vuestra nueva balada, algo que siempre habéis hecho y en lo que sois expertos, cualquiera de las que habéis facturado son perfectas, como “Nico” o “Eddie (Ciao Baby)”.

“‘Holy Mountain’ es una canción más de Ian que mía. Es una balada en la que yo he intentado ayudar añadiendo mis guitarras, pero no es una canción sobre la que pueda responder”.

¿Cuáles son las canciones más tuyas?

“‘Born Into This’, ‘Diamonds’, ‘Illuminated’, ‘Dirty Little Rockstar’, ‘Savaged’”…

Las más potentes.

“Sí, eso es lo que hago. Digamos que son esas canciones las que he desarrollado más, luego Ian llegaba y terminaba el trabajo, enfocaba cómo quería cantarlas. Eso hizo que fuera un proceso interesante. The Cult es una combinación de dos personas escribiendo canciones, el intento de un acuerdo entre ambos”.

¿Cómo es vuestra relación actualmente? Te lo comento porque desde fuera parecéis una de esas clásicas parejas del Rock que se aman y a la vez se odian, con momentos felices y otros de tensión, ya sabes, estilo Mick Jagger-Keith Richards.

“Entiendo lo que quieres decir. Es como cualquier relación entre dos personas durante más de veinte años, como un matrimonio. Una combinación de varias cosas, lo que se dice una relación normal y corriente. Hay muchas cosas de Ian que me molestan y muchas otras mías que a Ian tampoco le gustan, pero nada que pueda apartarnos de tocar juntos. Creo que a veces Ian tiene miedo al éxito, no creo que lo pueda sobrellevar. Cuando empiezan a ir bien las cosas con The Cult, Ian lo jode. Es parte de la personalidad de Ian”.

Pero esa continua tensión no repercute en vuestros discos, prácticamente todos son geniales.

“Sí, son todos interesantes, honestos, se nota que vienen del corazón. En ‘Beyond Good And Evil’, por ejemplo, tardamos muchísimo en juntar las canciones, grabarlo… Demasiado. De ahí creo que ‘Rise’ es un gran single y que aún puedes ponerlo. Me gusta ‘Beyond Good And Evil’. El disco de ahora, en comparación, es un poco más suave, inmediato, era un buen instante para el cambio. ‘Beyond Good And Evil’ salió el once de septiembre del dos mil uno, una mala fecha, y demasiado tarde. En cambio, este último álbum lo hemos hecho en menos tiempo. La gente estará contenta con lo que va a encontrar en él”.

 “Beyond Good And Evil” continua siendo un gran disco, y “Rise”, la única canción de él que todavía se mantiene en vuestros conciertos, es muy poderosa. ¿Cómo surgió ese tema?

“Es una canción muy interesante, a mitad de camino del álbum ni siquiera existía del todo, teníamos sólo la mitad, e Ian grabó la melodía en una grabadora y luego la desarrollamos y encajó perfectamente en el esbozo que teníamos. Es gracioso porque la canción casi no existe y fue el primer single. A nuestra audiencia le gusta bastante”.

Volviendo al disco, una excepción a lo que suena es “I Assasin”, parece salida del “Electric”.

“No sé… Yo no lo percibo así, pero si te lo parece, puede ser”.

Enfocando la conversación hacia el pasado, “Electric” supuso una gran evolución en vuestro sonido, un cambio del Rock Gótico hacia el Hard Rock.

“Mientras estábamos llegando al final de la grabación de ‘Love’ empezamos a tocar música más pesada, y grabamos canciones como ‘Phoenix’ o ‘Love’. Nos gustó el resultado. Posteriormente realizamos una gira por América y esa experiencia nos hizo estar más expuestos al Rock. Para nosotros fue como una liberación porque ya estábamos aburridos con el tipo de música en el que nos encajonaban, algo más Pop. Personalmente me gustó introducir en nuestra música más Rock, que es con lo que he crecido. Para eso empecé a tocar la guitarra, para tocar Rock en un ambiente Punk. Recuerdo que lo que escuchaba al principio eran los Sex Pistols, New York Dolls, Johnny Thunders, Iggy & The Stooges, Psychedelic Furs… The Cult continuaba ese camino. Para nosotros empezar a tocar algo más heavy rock, o Bluesy Heavy Rock era volver a mis raíces. Los Sex Pistols tocaban Heavy Rock. Si escuchas a los Pistols y quitas lo que son las letras, es Heavy Rock. Por ejemplo, el segundo álbum de The Clash es un disco de Rock. Nosotros lo que hicimos fue volvernos más eléctricos. Fíjate que luego con los años Guns & Roses se convirtieron en la banda más grande del mundo. Creo que todos estamos de acuerdo en eso”.

Sí, es cierto, Los Angeles se hizo de nuevo rockera.

“No fue sólo en Los Ángeles, lo percibías en la carretera, viajando por toda América”.

¿Cómo recuerdas las giras que hicisteis con Guns & Roses y con Metallica?

“Fueron agradables. Pasamos muy buenos ratos en la gira con Guns & Roses, hace ya veinte años, mucho tiempo. Hicimos lo que se supone que debíamos hacer y nos lo pasamos muy bien. Para Guns & Roses fue una de sus primeras giras. Con Metallica era diferente, ellos estaban más cerca del Heavy Metal, y todavía se volvieron aún más duros con el tiempo. La verdad es que no pegábamos en ese cartel, seguro que a mucha gente que iba a ver a Metallica no le gustamos”.

Antes has mencionado a los Sex Pistols, a los que viste en directo, ¿no?

“Sí, los vi en tres épocas diferentes. La primera vez en 1976 en Manchester, luego en 1996 en Londres y no me acuerdo muy bien pero probablemente hace un par de años o tres, quizá 2004, en una gira por Estados Unidos, estuvo bien. También hice un show televisivo con Johnny Rotten en América, algo divertido. Johnny es un gran tío, es cool”.

Y además está loco, en el buen sentido.

“Sí”. (Risas)

Después de “Electric”, continuasteis con el Rock duro en “Sonic Temple”, la obra con la que más ventas tuvisteis y que os hizo ya famosos a nivel mundial.

“Estábamos preparados para hacer un gran álbum, un álbum más comercial. Ya habíamos ido de gira por Estados Unidos y era el momento idóneo para realizar ese tipo de disco. Elegimos a Bob Rock, que casi sólo había producido artistas de Canadá, su país. Lo conocí allí y desde el primer momento, cuando hablé con él, supe que iba a ser un buen productor. Teníamos grandes canciones y Bob nos ayudó para que fueran lo más perfectas posibles. Temas como ‘Fire Woman’, ‘Sweet Soul Sister’, ‘Sun King’”…

Absolutos clásicos del Rock…

“Sí. ‘Sonic Temple’ lo grabamos en 1988, hace ya casi veinte años. Era una era diferente e hicimos un disco que sonaba muy bien, que todavía podemos tocar y sigue siendo vigente. Es uno de mis discos favoritos”.

Pero, antes de estos éxitos, habíais sacado otras dos obras, la primera de ellas “Dreamtime”, que algunas personas la tienen bastante olvidada.

“Me gusta nuestro álbum de debut. Es un disco que realmente sólo tuvo repercusión en Europa, hay gente en Estados Unidos que cree que nuestra primera obra fue ‘Love’. Es como un secreto, algo para los fans de corazón, y eso me gusta. Contiene canciones cojonudas, no sé de dónde sacó las ideas Ian, pero me sigue encantando”.

En cuanto a “Love”, no sólo está considerado un disco básico de The Cult, sino también una obra maestra del Rock Gótico.

“No suena muy gótico para mí, me suena más bien como una especie de Pop Psicodélico. En ese álbum simplemente nos dejamos llevar y creamos lo que queríamos hacer. Sacamos antes ‘She Sells Sanctuary’ como single y entró en las listas de éxito. Cuando fuimos a grabar el álbum ya teníamos ese tema en las listas, y a la gente le encantábamos, empezamos a ser algo parecido a estrellas del Pop en Gran Bretaña. En mi opinión, grabamos en ‘Love’ algunas de nuestras mejores canciones, como ‘Phoenix’, ‘Rain’, ‘Revolution’, ‘Love’…. Fue una época muy eufórica para la banda, muy excitante. Teníamos un tema de éxito, ‘She Sells Sanctuary’, y se puede decir que ya nos habíamos estabilizado como una de las bandas principales del país, teníamos renombre. Lo recuerdo como un tiempo feliz, haciendo un gran disco, yendo de tour y agotando todas las entradas en los conciertos. Posteriormente nuestra continuación vino a través de Estados Unidos, grabando allí  ‘Electric’ y ‘Sonic Temple’. Para formar parte de la historia del Rock tienes que romper América. Es por haber viajado entonces a Estados Unidos por lo que estamos hablando tú y yo ahora. Decidimos girar por todo el país, y nos hicimos conocidos. Previamente a eso en los ochenta todo era más local para nosotros, solo tocábamos en Alemania, en Inglaterra y simplemente aprovechamos esa oportunidad, algo que muchas bandas inglesas no hicieron. No se atrevieron o no quisieron dar el salto a Estados Unidos, trabajar allí. Creo que, si nos hubiéramos quedado, no existiríamos como banda ahora mismo, hubiéramos sido el típico grupo que dura cinco años”.

Volviendo a los tiempos del álbum “Love”, la semana pasada estuve hablando con Wayne Hussey, el cantante de The Mission, de aquella época.

“Oh, fuimos muy buenos amigos, muy cercanos, Wayne, Ian y yo en los ochenta. Solíamos ir a menudo a nuestras respectivas casas, tocando juntos y pasándolo bien. Me acuerdo que The Mission hicieron su primera gira por Europa con nosotros, en el 86. En aquel tiempo éramos como hermanos. Me gustan aún The Mission, y eso que ya no son una banda, es más bien Wayne con otros músicos”.

Continuando con vuestra discografía, tras el éxito de “Sonic Temple” sacasteis “Ceremony”, un trabajo impregnado de espiritualidad india.

“Sí. Si te soy sincero, es un disco que no me gusta, exceptuando un par de canciones como ‘Wonderland’ y ‘White’. Podía haber sido muchísimo mejor si lo hubiera producido Bob Rock, que iba a volver a trabajar con nosotros, pero no pudo hacerlo porque estaba inmerso en la creación del disco negro de Metallica. No pudo dejarlo y venirse, ese disco le llevó varios meses. Es una lástima, podía haber sido un gran disco, bastante más bueno de lo que es, con esa producción… No es uno de mis favoritos”.

Y tras un tiempo sin hacer nada vino el famoso disco dela Cabra, se puede decir que el “Achtung Baby” de The Cult. Os renovasteis completamente y experimentasteis sin ataduras.

“Sí, mucho, era experimental. Tocamos un poco fondo con ‘Ceremony’, no terminamos contentos. Venían por aquella época bandas de Seattle haciendo muy buena música. Ian y yo decidimos crear, como tú dices, una especie de ‘Achtung Baby’, como un experimento. Ya habíamos vendido bastante y no necesitábamos sacar algo muy comercial, queríamos algo diferente, y se puede decir que es un álbum muy personal de Ian. Si lees las letras verás que es muy íntimo y real. Es casi como un disco en solitario de Ian en ese sentido, en las letras. Ya sabes, habla de los sentimientos, el dolor… Toda esa mierda, lo que necesitaba escribir Ian en ese instante. De nuevo, es un disco hecho con Bob Rock, pero no suena nada a los anteriores, otra buena producción. Un estilo diferente, experimentando, simplemente un capítulo más en la historia de The Cult. Tiene momentos muy buenos y a los fans les gustó bastante. Si eres un fan de The Cult, encuentras algo muy personal de Ian en ese disco. Es una oportunidad de poder observar los pensamientos que tenía a través de las letras. Pero si no eres un fan de The Cult, igual no es un álbum que te guste, o que no lo hayas oído porque no fue tan famoso como ‘Love’ o ‘Sonic Temple’”.

Desviando la entrevista, aparte de The Cult, has grabado o colaborado con mucha gente. Algo sorprendente es que tuviste relación con Marr y Morrissey, los dos líderes en los Smiths.

“Con Johnny Marr sólo hice una grabación para una revista de música en Inglaterra. Le conozco desde que estábamos en el instituto. Todavía somos amigos, nos vemos de vez en cuando. En cuanto a Morrissey, sí que tuve una banda con él, pero cuando yo era muy joven, y muy estúpido. Llegamos a hacer algún concierto, pero nunca grabamos nada”.

¿Te gustan los Smiths?

“Smiths… Personalmente no conecto con la música e imaginario de los Smiths, pero hay que reconocer que fueron una banda original y única. Morrissey es muy buen cantante. Crearon un sentimiento muy peculiar e inglés. Siempre pensé que Morrissey tenía mucho talento, aún lo pienso. Y Johnny es un fantástico guitarrista”.

A mí tampoco me apasionan, pero opino como tú: supieron ser diferentes y originales…

“Sí, eso es lo bueno. Eran muy personales, supieron encontrar su propio sonido. Es lo difícil de conseguir, que la gente te reconozca por tu manera de tocar”.

Previamente a esta última reunión con The Cult, formaste una banda con John Corabi y Jerry Cantrell, “Cardboard Vampires”. ¿Cómo fue aquella reunión de talentos?

“Muy divertida, nos dedicamos a hacer versiones de Black Sabbath, AC/DC, The Stooges… Y también material de Alice In Chains y The Cult. Montamos la banda únicamente para pasárnoslo bien. Me hice muy amigo de Jerry Cantrell. Chrys Wise, que es el bajista actual de The Cult, también estaba. Había expectación, pero aquello no llegó a nada, sólo lo hicimos como un divertimento. Además Jerry siempre quiso volver a hacer algo con Alice In Chains, ya sabes que han regresado”.

Según tengo entendido, están grabando un nuevo disco. ¿Te gusta Alice In Chains?

“Sí, soy un gran fan, escucho sus discos. Fue una gran experiencia para mí tocar sus canciones, otro tipo de música, algo muy positivo. Todavía suelo encontrarme con Jerry, vi a Alice In Chains en concierto hace cinco días”.

¿Conectaste con las bandas de la generación grunge más allá de Alice In Chains?

“Sí, desde luego, eran grandes bandas. Me gustaba sobre todo Soundgarden. De Pearl Jam, sus primeros discos eran muy buenos. Nirvana también. Todas esas agrupaciones estaban influenciadas por The Cult. Salieron de Seattle en los noventa, y nosotros fuimos muy famosos allí a finales de los ochenta”.

Desgraciadamente, Billy Duffy se tiene que ir y en el tintero quedan muchas cuestiones. Antes de hacerle la última pregunta, le felicito por el buen comienzo de temporada que está haciendo su equipo del alma, el Manchester City. Para algunas cosas, Mr. Duffy todavía es muy del viejo continente.

“Sí, sí, estoy muy sorprendido y feliz. Están jugando muy bien y encima están arriba. Es gracioso, no me lo esperaba de ninguna manera”.

Para finalizar, quería que me dijeras qué prefieres, Los Angeles o tu tierra natal, Inglaterra.

“Es una pregunta muy difícil de responder. He elegido vivir en Los Angeles, pero lógicamente me gustan cosas de los dos sitios. Suelo ir un par de veces al año a Inglaterra, y también con The Cult viajamos mucho allí. No es que pase todo el año en Los Angeles, porque, como te digo, viajo mucho, pero es un lugar muy agradable, está bien, tiene un clima bueno, como España. Además, hay gusto por la música, por el Rock & Roll, me gusta ese estilo de vida, es divertido. También me encanta el océano, y todo el entorno de Los Angeles. Pero es difícil esta pregunta porque tengo nostalgia de Inglaterra, hay cosas de allí que echo de menos, ya sabes, es donde nací y me crié y eso nunca se olvida”.

Bueno, Billy, ha sido todo un placer haber podido hablar contigo. ¿Volveremos a disfrutar pronto de The Cult por aquí?

“Sí, posiblemente nos veamos el año que viene en España, iremos de gira por allí”.

Entrevista publicada en Popular1, noviembre 2007.

comentarios
  1. Juan Casado dice:

    Todavía conservo el popu del que está extraída la entrevista.Joder,como ha perdido desde que os fuisteis los GRANDES…pero en fin!La cuestión es seguir admirando a esas grandes bandas que nos alegran la vida,como The Cult.Gran entrevista,Ignacio.De 10!!

  2. ignacioreyo dice:

    Muchas gracias por el comentario Juan😉 Se agradece, de verdad.
    Espero que leas la que hay abajo, que es con Ian y salió en RockZone.
    ¡Un saludote!

  3. Juan Casado dice:

    Ya te escribi un comentario al respecto el dia que la colgaste(de hecho,Sergio Martos publico un comentario despues del mio)y opino igual…muy buena entrevista.No estuve en Azkena,pero despues de oir todo tipo de comentarios sobre la pasividad de Ian en escena y su bajo estado de forma…mas ganas tengo de volver a verlos.Recuerdo la ultima vez que vi a The Cult(antes de sacar Born Into This,en Razzmatazz-2).Coincidi con un fan que los habia visto en todas las fehas españolas y echo pestes de Mr.Astbury antes de entrar al recinto.Que quieres que te diga,a mi Wolfchild me deslumbro,al contrario de Billy Duffy,que la verdad sea dicha,se asqueo bastante con el tecnico de sonido de la sala y me parecio oir un:Tio,toco una guitarra,no un puto bajo!!!Que vuelvan pronto por estos lares…aqui en Barcelona se les echa de menos!!!

    • Evil Elvis dice:

      Yo vi el polemico concierto de Azkena y disfruté como un cabrón! Fue increible ver al tandem Astbury-Duffy de cerca, fue un verdadero subidón. Si el año que viene vuelve por aqui (a ver si se confirma el rumor del “Electric Tour Live”) voy de cabeza y el resto que se queden en sus casas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s