ELVIS 60’S-ENRIQUE BUNBURY

Publicado: enero 11, 2012 en Elvis 60's

“ELVIS CANTÓ MALAS CANCIONES, PERO NUNCA CANTÓ MAL”

Los sesenta fueron años clave de la contracultura, focalizada en una generación, la hippie, que encontraba en su ausencia de obligaciones y el bienestar económico legado por sus mayores terreno abonado. Los antecedentes, a través del Rock (Elvis Presley como máxima figura), eran obviados en un entorno drogata que devendría en pesadilla mediática y posteriormente fagocitación capitalista de las máximas. El sistema termina adjudicándose cualquier sistema de valores, por muy subversivo que sea. En 1977, inicio del Punk y muerte del Rey del Rock, Rotten no parecía muy preocupado por el deceso de Elvis.

¿Por qué se odió tanto a Elvis? Básicamente por la imagen legada del mismo en los sesenta, una época que vivió a contracorriente del ritmo imperante, actuando en films nefastos y creando un icono con los peores tics posibles del show bussines. ¿Por qué ese odio es pueril? Porque partiendo de la base que un tipo de inteligencia media fue la cabeza visible del primer movimiento musical que convulsionó la sociedad, poseedor de un talento sobrenatural para conseguir que cualquier tema mediocre se engrandeciera con su voz, en esa década interpretó tantas grandes canciones como en los cincuenta, y eso, a fin de cuentas, es lo que debe importar. Elvis es América, o, como dijo Nick Cave, Elvis es más grande que la vida. Y en los sesenta lo demostró tanto como antaño. Que su figura fuera eclipsada en proyectos cinematográficos vacuos, no le empequeñece. En la variedad de registros que consiguió en aquel entonces, cómo supo adaptar latitudes sonoras supuestamente ajenas, y hacerlas suyas, está su grandeza. Nadie se hubiera imaginado al personaje que cantaba “Hound Dog” como baladista napolitano, pero él no solo lo cantó, sino que aprovechó la coyuntura y la hizo formar parte de sí mismo. Y eso por no mencionar que medio despidió la década con el mejor álbum de su carrera, “From Elvis in Memphis”, recreación de los diferentes estilos primigenios que fomentaron el Rock, desde el Blues, pasando por el Soul, el Gospel y el Country. En nuestro país, uno de los grandes adoradores del Rey es Enrique Bunbury. Entre los bootlegs más especiales del cantante zaragozano, destaca “Una cita con Elvis”. Supone el registro de un concierto que dio en la época de Héroes del Silencio cantando exclusivamente piezas que el Rey del Rock inmortalizó. Para este especial, nada mejor que una entrevista a Bunbury sobre la etapa más controvertida, musicalmente hablando, de Elvis.

Los sesenta empezaron para Elvis con su retorno de la mili y el álbum “Elvis is back”. ¿Qué valoración haces de ambos hechos, en la sociedad estadounidense? Ya sabes, el regreso del ídolo tras su paso por Alemania, y que volviera a sacar otro gran disco.

 “Creo que el hecho más influyente en la vida de Elvis ,a partir de los sesenta, no es el servicio militar sino la muerte de su madre en el 58. A partir de ese momento el pilar más importante de su vida desaparece y el Coronel Parker es el único que controla a Elvis. Se engancha a las anfetaminas en Alemania y empiezan las películas. Afortunadamente, hace grandes discos también: ‘Elvis is back’, el primero de ellos durante los 60. Todavía con Scooty Moore y D.J. Fontana y con temazos como ‘Fever’ o ‘Reconsider Baby’ o ‘Such a night’”.

También, en ese momento, colabora con Sinatra, siendo la primera vez que la voz claudica ante el Rock, un género que detestaba. ¿Cómo crees que se debió sentir Sinatra llamando a Elvis? ¿Qué te pareció la aparición de Elvis en el programa, y su dueto con Sinatra?

“Supongo que pensó: “Si no puedes con el enemigo, únete a él”. La obsesión de Sinatra por no perder público joven, le obligó a claudicar en su programa, pero no en su música, que permaneció invariable e indiferente a la moda del rock´n´roll y posteriormente a la british invasion. El dueto es fantástico exclusivamente por ver juntos a, posiblemente, las dos mejores voces de la música popular del siglo XX juntas. Como muchas de las cosas que hacía Sinatra en su programa, es un poco tontorrón, pero hay que entender que iba destinado a un público familiar americano bastante conservador”.

En esa década Elvis se centró, casi exclusivamente, en el cine. Mucha gente considera que sus películas fueron una pérdida de tiempo. ¿Qué opinas de las películas, de sus bandas sonoras, y cuál crees que es la más valorable? ¿Consideras que podía haber sido un buen actor, con una mejor elección de papeles?

 “Se tiende a generalizar cuando se habla de las películas de Elvis, lógicamente, puesto que la gran mayoría son bastante malas y unas cuantas directamente bazofia. Pero no debemos olvidarnos que al principio, todo este asunto del Elvis actor iba muy en serio e hizo algunos films interesantes, con algunos buenos directores como Michael Curtiz en ‘King Creole’ y, sobre todo, buenas canciones. Es cierto que muy pronto el nivel fue decayendo hasta niveles ínfimos, pero siempre rescataría por una razón o por otra, algunas: ‘Love me tender’, ‘Loving you’, ‘King Creole’, ‘Blue Hawaii’, ‘Viva Las Vegas’, ‘Spinout’… En cuanto a la calidad de Elvis como actor, no te sabría decir si con mejores papeles y dedicación podría haber sido mejor. Creo que sí podría haber cumplido decentemente, que ya es más de lo que nos ha tocado sufrir a los fans con su legado cinematográfico”.

También esa etapa es la de mayor eclecticismo sonoro, donde tocó más palos y géneros.

“Creo que como el nivel de las canciones de sus películas fue de mal en peor, tendemos a infravalorar la música que nos ofreció en los 60. Tenemos los dos álbumes de gospel, que personalmente me encantan, ‘His hand in mine’ y ‘How great thou art’. Y el ‘68 comeback special’, el ‘From Elvis in Memphis’ y ‘From Memphis to Vegas/From Vegas to Memphis’, que pienso que están entre lo mejor de su discografía. Es cierto que durante los sesenta tocó todos los palos habidos y por haber: Bossanova, calipso, italianadas, música hawaiana, villancicos… pero hay que separar el grano de la paja y encontrar grandísimas canciones: ‘Can´t help falling in love’, ‘Devil in disguise’, ‘Viva Las Vegas’, ‘Crying in the Chapel’, ‘Love letters’, ‘Guitar man’, ‘If I can dream’, ‘In the guetto’, ‘Suspicious mind’, ‘Kentucky rain’…Todas son de los sesenta, no lo olvidemos. Además, Elvis cantó malas canciones, pero nunca cantó mal”.

Si no hubiera hecho películas, ¿cómo crees que se hubiera conducido su carrera en esa década?

“Es difícil de imaginar. En esa década Elvis seguía teniendo verdadero interés por la música y seguramente podría haber profundizado más en las raíces de la música americana. Es una suposición. ¿Quién sabe?”

En ese periodo se casó con Priscilla. ¿Te parece que ha llevado bien el legado discográfico de Elvis?

 “Yo soy de los que tienen un poco de paquete a Priscilla. Nunca entendí por qué se hizo pasar por la viuda de Elvis cuando su matrimonio apenas duró cuatro años y cuando murió llevaban ya cinco separados. En cuanto al legado discográfico, deberían haber dado mayor importancia a algunos álbumes, en lugar de concentrar todo el esfuerzo, de forma exclusiva, en las canciones, los éxitos, dejando una impresión general de que Elvis nunca fue un artista de discos completos ni conceptuales, que los tiene, muchos y muy buenos”.

 En el sesenta y ocho se da a lugar a su comeback en la NBC.

“Me encanta el show entero, aunque obviamente mi parte favorita es la del cuadrilátero. La parte más tipo musical de broadway creo que televisivamente y musicalmente es fantástica, aunque claro, como cualquier musical, un poco hortera. La versión extendida todavía no la he visto, aunque la tengo esperando el momento. Seguro que hay pequeñas joyas”.

¿Qué impacto social crees que supuso el comeback en la nbc?

“Para la NBC fue, desde luego un éxito total de audiencia, el cuarenta y algo por ciento en una televisión como la americana, es tener prácticamente a la mitad del país viendo como uno de sus héroes nacionales más queridos volvía a encontrarse a sí mismo, después de haber andado perdido durante casi una década”.

Uno de los detalles más icónicos de Elvis, es el traje de cuero que llevó en ese especial, a la manera de Gene Vincent o Jim Morrison. ¿Copió, o simplemente lo llevó a su terreno?

“No tengo muy claro que lo copiara de Jim Morrison. En todo caso, de Gene Vincent. O simplemente pensó en que en su retorno al rockanrol, debía vestirse con la ropa que mejor representa la rebeldía rockera, quizás también a la manera de Marlon Brando en ‘The Wild One’”.

1969 es el año del máximo apogeo y declinar del ambiente Hippie. El año de Woodstock…y de Altamont. De la separación de los Beatles y de los asesinatos ideados por Charles Manson. ¿Cómo encajaba Elvis en ese ambiente?

“Directamente no encajaba. No creo que estuviera muy atento a las corrientes musicales. Elvis siempre estuvo muy interasado en el blues, el gospel, el soul, el country… las raíces de la música popular americana, y ese rollo hippie, con las drogas psicodélicas, los pelos largos… supongo que le parecerían sucios y degenerados. La mentalidad de Elvis siempre fue conservadora y no creo que lo viera con buenos ojos. Además, todos sabemos de su obsesión por ayudar al gobierno en su lucha contra las drogas”.

¿De qué manera, según tu opinión, le afectó la irrupción de los Beatles y la british invasion?

“Se comportó exactamente igual que Sinatra con él, viéndolos con superioridad y pensando que sólo iba a ser una moda pasajera. Al final se tuvo que rendir al talento compositivo de The Beatles y cantó algunas de sus canciones. ‘Something’, ‘Yesterday’,… si no recuerdo mal. De todas formas, John Lennon siempre declaró su fanatismo por Elvis. “Antes de Elvis no había nada” dijo en una entrevista”.

Antes de terminar los sesenta, entrega el aclamado como su mejor disco, “From Elvis in Memphis”.

“Es quizás mi disco favorito de Elvis. Sólo por ‘Long Black Limousine’ ya lo sería, pero el listado de canciones es magnífico. ‘Wearin´that loved on look’, ‘Power of my love’, ‘In the guetto’… Insuperable. La banda toca estupendamente, los coros y su voz… Elvis había recuperado su ilusión y confianza después del éxito del Comeback Special y elige un gran repertorio para su primer larga duración dirigido al mercado pop en unos años. Desde ‘Elvis is Back!’, si no me equivoco, fuera de las colecciones de canciones de sus películas y los álbumes de gospel”.

 Tras rechazar una gira por Europa, se embarca en una serie de conciertos en Las Vegas. ¿Eligió erróneamente?

 “No sé hasta que punto hubiera podido aguantar físicamente giras, digamos, normales, con desplazamientos, largas temporadas fuera de casa… Aparte, económicamnete, lo que le ofrecían por el concierto de Londres lo consideraron ridículo. Cuentan que el Palladium le ofreció 28 mil dólares y el Coronel Parker respondió: “Bueno, eso para mí puede ser suficiente, pero ¿cuánto váis a pagar a Elvis?” La mayor parte de las decisiones que tomó su mánager fueron por pasta, pero ¿si no llega a ser por el Coronel Parker, no hubiera sido Elvis Presley un Jerry Lee, un Little Richards, un Gene Vincent… un gran intérprete, sí, pero sin ese halo de mito inalcanzable, de Rey del Rock?”

 ¿Hay algún disco del periodo sesentas, que crees que merecería más reconocimiento, como “Spinout”?

“Los discos de gospel, el ‘Blue Hawaii’ y, sí, el material de ‘Spinout’, sobresale por encima de la mayoría de las recopilaciones de canciones para películas”.

Publicado en febrero del 2010, P1.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s