RUMBLE FISH

Publicado: febrero 21, 2012 en cine, Rumble Fish

En occidente, hay una fina línea que separa la locura del pensador individualista. En “Rumble Fish” esa fina línea nunca se cruza. El chico de la moto, extraño entre sus semejantes, es el trasunto clásico del héroe que no desea nada, llevado a las calles de una pequeña ciudad que podría no tener nombre. Es Tulsa, donde se inicia la Ruta66. A simple vista, se confunde con cualquier otra urbe estadounidense de tamaño medio, en cualquiera otra época del siglo veinte, mezclando la narcótica noche americana con el agrio amanecer. Las pulsiones del chico de la moto, sus pensamientos, su forma de enfrentarse a la vida, no difieren mucho de cualquier mito rebelde con razón de ser. El chico de la moto sí que tiene una causa, sí que posee antecedentes, y sí que se sabe destinado a morir. Es un mártir que muy pocos comprendieron en vida, y que menos aún comprenderán ahora, ausente al otro lado del camino. Solo Rusty James (soberbio Matt Dillon), ese bravucón de barrio, cuyos pensamientos no valen ni un dólar, será verdadero testigo de su hermano, el chico de la moto, y aprenderá la lección. Porque el chico de la moto, antes de cometer su último acto de justicia poética, le salvará la vida. En una promesa caben muchas palabras vacías, pero si se sabe escuchar, también hay sitio para la redención. Rusty James supo escuchar y comprender, cuando nunca antes había sabido escuchar y comprender. Rusty James eligió el camino por sí mismo, afrontó su existencia entendiendo a su hermano por primera vez, no queriéndole imitar. El océano, el final del trayecto, la muerte del chico de la moto, solo es el comienzo de otra historia que ni siquiera nos incumbe. Mickey Rourke hizo su mejor versión posible como el chico de la moto en “Rumble Fish”.  Nadie ha sabido interpretar de forma tan real en el cine  el paso entre la adolescencia y la edad adulta, aprehendiendo el absurdo juego al que estamos abocados.

Ese aura existencialista pero terriblemente atractiva, de nihilista ilustrado en una motocicleta, se la debemos tanto a Rourke como Coppola y el perfil original del personaje que escribió la autora Susan E. Hinton. No es extraño encontrar ahí fuera, en cualquier revista de moteros, alguna foto de Mickey Rourke. También es vox populi que tuvo que vender su colección de motos en los malos tiempos, y que su talante rebelde iba unido a lo que significa conducir sobre dos ruedas…La moto es algo más que una figura ornamental en “Rumble Fish”, la moto es un símbolo de la independencia y la libertad, de largarse de una ciudad de mierda para vislumbrar horizontes de mayor atractivo. El poso profundo, de turbulento e inquieto mundo interior, se reforzó cuando Coppola le dejó unos cuántos libros de Albert Camus a Mickey Rourke, y este, por su propia cuenta, adaptó una pose con cigarrillo del intelectual francés. Camus siempre reflejó ese magnetismo, esa atormentada imagen que tan cerca estaba del Rick de Bogart en “Casablanca”, e incluso de esa “desviación” pesimista del célebre film de Michael Curtiz que es “Arco de Triunfo”Susan E. Hinton, recreando partes de su juventud, dibujó un personaje que siente el absurdo del mundo,
  la presión de haber sido el rey de las bandas, disgregadas por el auge de la heroína. Combinando y transformando esas diferentes influencias es como se entiende que el chico de la moto sea un icono del cine. Como James Dean en su actuación más recordada, Mickey Rourke supo dotar al personaje de profundidad, dándole más de un sentido. No podemos radiografiar al chico de la moto de cualquier manera, solo cuando termina la última conversación con su hermano, sabemos algo.  La irónica frase que susurra en su primera escena (“What is this? Another glorious battle for the kingdom?”), contrarresta con lo que hemos oído previamente. El chico de la moto no quiere reinar, no le apetece arrastrar una absurda mitología de barrio. Entiende lo que es la vida, y no puede, ni quiere, guiar a los chavales hacia la nada (“if you’re gonna lead people, you have to have somewhere to go”).  Alguien a quien creen loco, que mira la realidad como  a un televisor de blanco y negro con el volumen bajo, con la moral más estricta (el policía Patterson) persiguiéndole por lo que representa, jamás deseará ser un líder. Su mayor acto heroico es de tal sutileza, que ningún joven desorientado de las calles le sacaría algún significado. La mirada del chico de la moto a esos peces de colores (lo único en color que puede ver), encerrados en una pecera,  separados para no matarse, es una metáfora del barrio y en lo que nos convertimos, seres tan ávidos de violencia por culpa de las limitaciones físicas/morales que incluso la autodestrucción es una posibilidad. El chico de la moto intuye que en la libertad del río,  esa agresividad no será necesaria. Su hermano, Rusty James, terminará la tarea y  se dará cuenta, tras verse a sí mismo en color en una de las ventanillas del coche de la policía, de la poesía inherente a quien puso rostro y cuerpo Mickey Rourke.
Los susurros, el aspecto ausente de Rourke, su forma de andar, de pelear, de mirar…son el punto perfecto para completar un cuadro tan mágico como realista. Coppola ya nos avisa en los títulos de crédito que vamos a visitar un mundo onírico y distante, pero no tanto como en principio podamos creer. El movimiento de nubes, la atmósfera que se respira, el sentimiento de efímera eternidad, la música de Stewart Copeland, devienen en recuerdo de la adolescencia y juventud. Hay algo inefable en esa época de ritos y transformación, algo que nos hace creer vivir en un sueño interminable…mientras los segundos, las horas, los años pasan. Será Tom Waits el que nos ofrezca el reverso realista, a través de un soliloquio al otro lado de la barra, donde se es forzado espectador de jóvenes con fecha de caducidad. También observaremos relojes marcando el tiempo que se va, el tiempo que llega. Al fin y al cabo, el tiempo ha determinado la conversión del chico de la moto (sus dos meses de viaje), ha determinado el miedo a la soledad en Rusty James y ha determinado el existir de su padre. Cuando la madre de Rusty James y el chico de la moto se largó de casa con el segundo, provocó el alcoholismo en quien fuera su marido y el terror de la ausencia de compañía en su hijo pequeño. Ese es otro factor a tener en cuenta en “Rumble Fish”, la femineidad como poder absoluto de salvación o condena. La dulce Patty (Diane Lane) engañada doblemente (por Rusty James y el embustero de Smokey, interpretado por Nicolas Cage), la madre huida, igual que el chico de la moto, como dice el ebrio y lúcido padre de los hermanos (Dennis Hopper), y esa lánguida, frágil Cassandra (Diana Scarwid), efigie de la destrucción del porvenir de su generación, cortesía de la heroína. Y es que en el chico de la moto hay una sensibilidad diferente, la virilidad no rechaza los sentimientos, como sucede en Rusty James. Se nota que Susan E. Hinton advirtió la belleza perdida, el taciturno deambular en un ser de los que es imposible no enamorarse. Solo una mujer podría haber sido tan inteligente parar crear tanto preciosismo, desde el protagonista  hasta los personajes más secundarios (Laurence Fishburne como Midget quitándose el sombrero en duelo, B.J. Jackson por Chris Penn, llorando de rabia…). Coppola debería volver a repetir tándem con Hinton, y cerrar su particular trilogía. Solo queda una frase más que escribir….
comentarios
  1. plared dice:

    Una pelicula absolutamente de culto. Para muchos un coppola pequeño, pero para otros toda una obra de arte bajo la mirada daltónica del chico de la moro. Imprescindible pelicula, que esta entre las grandes escondidas del cien de esa época. Genial sin duda

  2. Roberto Diaz dice:

    Ganas me dieron de verla otra vez.Hermosa pelicula y hermoso Mickey Rourke.Pero despues de ver “Tetro” la impresión que me dio es que Coppola no tenia mucho que decir,asi que casi prefiero que “Rebeldes” y “Rumble Fish” se queden en trilogia incompleta.

  3. ignacioreyo dice:

    Sí, es una peli de culto…a mí, particularmente, es la peli que más me gusta de Coppola con Apocalypse Now, pero ahí entran las subjetividades del gusto.

    Me alegro lo que comentas Roberto, que tengas ganas de volver a verla gracias al artículo. Tienes razón que Coppola parece que ya no tiene demasiado que decir, o lo que tiene que decir, no es tan interesante como antaño. No sé, me pasa algo parecido con Scorsese. No digo que sus últimas pelis sean malas, pero desde Al límite (que sí me gustó), a mí ya no me emociona. No pasa nada, ya nos dieron bastante…

  4. Roberto Diaz dice:

    Yo incluiria “El Padrino II” junto a las dos que dices como sus mejores peliculas(hace poco vi “la conversación” por primera vez y me parecio muy buena,aunque a un nivel inferior que esas tres joyas) y con Scorsese me pasa como a ti,”Al límite” me parece su ultima gran obra,luego tiene buenas pelis “Infiltrados” “Shutter Island” son buenas,pero digamos que no es lo mismo.Me parece de lo mas normal que bajen el nivel y hay nos dejaron todas esas grandes peliculas para disfrutar.Otro caso parecido pero en cuestion de actores,es De Niro pero son gente de casi 70 años que lo dieron todo en una epoca y crearon algunas de las mejores peliculas de la historia,asi que el cielo ya se lo ganaron a pesar de lo que hagan ahora.

  5. Una de mis películas favoritas. Me ha encantado todo el análisis referido a los múltiples símbolos que se hallan en esta historia.

    Tengo que admitir que me costó pillarle el punto, pero una vez sucumbes a su encanto, no pasa un solo visionado en que no descubras un matiz nuevo.

    Maravillosa Rumble Fish, y magnífico post, Ignacio.

  6. ignacioreyo dice:

    Pues sí Roberto, son gente que lo dio todo en su momento, y ya está.
    Obviamente, podríamos ser muy críticos con su actualidad. Creo con sinceridad que en casi todos ellos aún quedan notables películas. Como sabemos que posiblemente esas notables películas no se darán, es mejor no especular. Y si llegan, las disfrutaremos el doble debido a sus más inmediatos precedentes.
    Estoy seguro que DeNiro o Nicholson podrían bordar papeles crepusculares de maravilla. De hecho, Jack Nicholson ya lo ha hecho en alguna ocasión, como en las dos pelis con Sean Penn de director, por ejemplo. Que luego las pelis sean interesantes, pero no lleguen al sobresaliente, es otra cosa (que tampoco me importa en exceso). También es interesante sin ser una obra maestra Al Límite. Son películas irregulares que por eso mismo, a veces tienen más encanto.

    Gracias Toi. Estoy de acuerdo, es de esas películas que en cada ocasión que la ves, te fijas en un nuevo detalle, siempre está viva. Es una película que deberían proyectar en todos los institutos y colegios del mundo, pero no de forma obligatoria…Más bien, cada año poner durante una semana en el salón de actos la película, y quien quiera ir, independientemente de la edad que tenga, que vaya. O no sé, castigar a los chavales con el regalo de verla…creo que así comprenderían (profesores y alumnos) que los “castigos” son para aprender, no para marcar la autoridad o machacar la rebeldía (tan sana y necesaria a veces, como autodestructiva en otras ocasoines). Vamos, reescribir el concepto de “castigo” en algo constructivo.

  7. Roberto Díaz dice:

    La volvi a ver y esa peli es pura magia,un placer para los sentidos,por las interpretaciones(genial Rourke),los planos,la ambientación,la música….Lastima que ya no se hagan cosas asi hoy en dia,con tanta imaginación y originalidad.Gracias por animarme a verla con tu Post😉 (Muy bueno por cierto)

  8. ignacioreyo dice:

    Sí, todos los aspecots son increíbles. Sí que creo que se hacen cosas buenas, pero hay que rebuscar muchísimo más que antes, lo cual no deja de ser curioso, ahora que con internet todos accedemos a todo casi al instante.
    Y de nada, gracias a ti por comentar.😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s