BIG STAR-JODY STEPHENS

Publicado: mayo 26, 2013 en Big Star, Música

La banda de Alex Chilton creó parte del mejor cancionero de los setenta, aquel que estrechaba lazos entre los Beatles y la generación Nirvana, con Replacements como conductor eléctrico. Pioneros en una nueva vertiente del Pop, el llamado Power Pop, su acervo aún sirve para sugestionar estados de ánimo. Capturaron lo efímero de la juventud, inmortalizándose en el proceso.

Image

La ausencia de un grupo pop que articulara las dudas adolescentes y post adolescentes de América a inicios de los setenta, tras el adiós de un mito universal como el de los Beatles –cuyos seguidores ya habían pasado esas difusas etapas vitales conforme los de Liverpool revolucionaban el negocio de la música- encontró solución en Memphis, tierra fértil en cuanto a la difusión del Rock & Roll y una parte fundamental del Soul al resto del planeta tierra. Big Star, grupo de críos fascinados por la british invasion, en detrimento de precedentes como el de Sun Records, transmutaron a su personal manera de componer ese sustrato británico, creando una discografía efímera e intachable. Para su desgracia, a pesar del apoyo de la crítica especializada, pocos fueron los que en vida del grupo supieron de su brillantez. Congelados en la sección de culto, el rock alternativo de las siguientes décadas reivindicó y rescató al grupo del sueño de los justos, a base de citas y versiones. Tan rico es su legado, que en su trilogía setentas se abren varios microcosmos: la ópera prima con Chris Bell como guía, ‘Radio Star’ dejando a Alex Chilton el patronato del barco, y su final, en un disco, ‘Third/Sisters Lovers’, que debe considerarse más una obra en solitario de Chilton que un esfuerzo compositivo común. El grupo incluía en su primera configuración a Andy Hummel (bajo, voz),  Chris Bell (guitarra, voz), Jody Stephens (batería, voz) y Alex Chilton (guitarra, voz). Chilton, previo conocedor de las mieles del éxito en Box Tops, tras el final de Big Star firmó una heterodoxa carrera en solitario. Él y Jody se mantuvieron en todas las alineaciones del grupo, incluida la del regreso en los noventa, que cristalizaría en un último álbum de estudio, el digno In Space. Jody, único superviviente original, continúa trabajando en los Ardent Studio. Este año ha creado un supergrupo para tributar a Big Star, que incluye, entre otros, a miembros de REM o Teenage Fanclub. Al otro lado de la línea, desde Memphis, nos cuenta una historia de excesivo dramatismo y oscuridad, a través de su calmada, juvenil voz. Parte de la brillantez de contrarios del pop: conjugar luminosidad e infierno.

Vuestra historia empieza siendo unos críos.

Conocí a Andy Hummel cuando yo cursaba séptimo grado y él octavo. Salíamos a veces, porque mi hermano mayor, Jimmy, tuvo una banda con Andy. Unos años después toqué la batería en la primera producción escolar que se hizo del musical Hair. Andy vino a verme y me preguntó si quería unirme con sus amigos para improvisar. Fuimos a casa de los padres de Chris Bell a ensayar. En el primer ensayo, estaban Andy, Chris y seguro que alguna ardent-studios-logo1persona más que no recuerdo. En unos meses, Andy, Chris y yo fuimos dando forma a nuestra música utilizando diferentes músicos. Al final de año nos quedamos solos, como una banda de tres piezas. Alex, que había nacido en Memphis y pasó una etapa en Nueva York, vivía de nuevo en la ciudad. Asistió a un concierto que dimos en una fiesta privada, en un pueblo, y se unió a la banda. A mitad de todo esto que te he contado, Andy, Chris y yo acudimos a los Ardent Studios, que es donde todavía trabajo. Grabamos material en las horas muertas. Allí grabaron Staples Singer, Isaac Hayes o James Taylor.

Imagino que vivir en la misma ciudad que Elvis, era de por sí un aliciente.

No era algo que se me pasara por la cabeza. Mi hermano y yo sentíamos una mayor afinidad por los grupos de la British Invasion. También apreciábamos el material de Stax. Nunca conocí ni vi en directo a Elvis. Solo escuché los típicos rumores sobre las fiestas que montaba en su casa, o cuando alquilaba un teatro entero para ver películas con sus amigos. Lo mismo con Isaac Hayes, David Porter y otras personalidades de la época. En cambio, sí que vi a The Bar-Kays, William Bell y probablemente a Eddie Floyd, en bailes.

Es interesante que siendo de Memphis, Big Star remitíais más a la british invasion que al sonido de vuestra tierra.

No sé por qué. A veces conectas sin una explicación lógica. Lo que hacían esos tipos en Inglaterra tuvo un fuerte impacto en nuestra generación, te hacían sentir algo especial. Pero lo mismo sucedía con Sam & Dave o Isaac Hayes, aquellos artistas nos influenciaron profundamente. Al Jackson, el batería de sesión de Stax, que trabajó con Booker T, era fantástico. Quizá no se notaran esas raíces. En términos de batería, soy un gran fan de Ringo Starr, los Beatles me descubrieron la música. Debería citar, aparte de Ringo, a Keith Moon, Charlie Watts, B.J. Wilson de Procol Harum, John Bonham…Tal vez escuches más a esos baterías en mi estilo que a Al Jackson.

Estuviste a punto de ver uno de los últimos conciertos de los Beatles.

Creo que eso fue en agosto de 1966, el 19 de agosto, sí… Cuando mi hermano aún formaba parte del mismo grupo que Andy. Yo tenía trece años, y mi hermano quince. Los Beatles habían programado dos conciertos, uno de tarde y otro de noche. Teníamos entradas para el nocturno, pero el grupo de Jimmy y Andy actuaba esa misma noche. Fuimos al coliseo para cambiar nuestras entradas e ir al de tarde Una vez allí, nos acercamos a la zona del backstage. Se podía respirar en el ambiente un estado de alarma. Los Beatles llegaban a la ciudad justo después del malentendido que hubo por lo que Lennon dijo sobre los Beatles y Jesucristo, que los Beatles eran más populares que Jesús. Mucha gente reaccionó mal a ese comentario, ya sabes, ese tipo de persona que sólo necesita una excusa para mostrar todo su odio. En aquella zona todo eran perros y miembros de seguridad. Mi hermano me quiso ayudar para que no me hiciera daño ningún perro. Les dijo dónde estaba, pero no nos dejaron entrar. Me hicieron darle las entradas a mi hermano pequeño, que tenía como ocho años… Eso es lo que pasó con los Beatles… Llamaron a nuestros padres para que nos recogieran. Volví a casa hundido y llorando. (Risas)

Alex Chilton en Box Tops cantaba en un registro de soul crudo, y en cambio, en Big Star parece la voz de otra persona.

Sí. Por lo que pude saber, uno de sus productores, Chips Moman, le pedía que cantara en ese tono. Cuando Alex encontró su oportunidad de expresarse por sí mismo, sin interferencias, cantó de forma más natural, y esa fue la voz de Big Star.

Ya que me has hablado antes del encuentro con Andy, ¿cuál fue tu impresión de Chris Bell y de Alex Chilton, los motores del grupo al principio? ¿Qué relación teníais?

Inicialmente, todo giraba en torno a la música. Yo me sentía inspirado por Alex, Chris y Andy, tres músicos tremendamente creativos. Tras formar parte de muchas bandas de versiones, por fin me encontraba en una que componía sus propias canciones, canciones que disfrutaba tanto como las de los grupos de la British Invasion. En el trato personal, me llevaba muy bien con Chris. Alex y yo nunca fuimos íntimos, aunque regresáramos con Big Star en 1993. La comunicación entre Alex y yo se establecía en el estudio o en escena, con la música por medio.

Big-Star-Album-cover4

Al año de vida, editais el debut, ‘#1 Record’ (1972).

Entrar en los estudios de Ardent significaba acceder a un mundo distinto. El ambiente, el material de grabación o el equipo humano, hacían que fuera muy fácil trabajar allí. El debut era básicamente la visión de Chris. Obviamente Alex contribuyó con sus canciones y sus guitarras, pero se basaba, sobre todo, en la idea de Chris en cuanto a la música y la producción. John Fry, un magnífico ingeniero, hizo que todo funcionara a nivel de sonido. Chris dejó el grupo tras el debut, y Alex se hizo con las riendas en Radio City, priorizando sus canciones, a pesar de las contribuciones de Andy. En Radio City trabajamos de nuevo con John Fry como ingeniero. Solíamos ir a la sala de control para oír los temas. John conseguía magia, una perfección sonora.

¿Por qué abandonó Chris Bell?

Las reseñas del primer disco fueron muy buenas, nos trataron muy bien. Todas mencionaban a Alex, no por ninguna cuestión en particular, sino porque es normal que un periodista como tú, al escribir sobre un grupo mencione a quien ya tiene un nombre. El single ‘The Letter’, de los Box Tops, llegó al número uno en todo el país. Chris se sentía ensombrecido por Alex, disconforme con el trato recibido tanto por la prensa como por la compañía…No pudo hacer frente a esa situación y dejó el grupo.

Hay algo muy especial en el disco póstumo Chris Bell,’I Am The cosmos’ (Bell falleció de un accidente de tráfico en 1978. N.del R.)

Chris BellMe siento como si yo fuera el cosmos. Es más grande que la vida, un disco muy personal. Menuda declaración…Every Night I tell myself, I am the cosmos, I am the wind, but that don’t get you back again. Son unas líneas tan poderosas…y la música de la canción muy impactante. El disco entero en sí es brillante. Chris se pasó horas y horas trabajando las canciones, perfeccionando el sonido de las guitarras, que las partes encajaran con la voz.

Volviendo a Big Star, a pesar de las críticas favorables, el debut no se vendió bien.

En la época que sacamos el primer disco, Stax hizo un trato de distribución con Clive Davis, presidente de Columbia. Poco después de eso, Clive Davis dejó Columbia. El tipo que lo sustituyó no tenía el mismo interés que Clive Davis por Stax, así que los productos de Stax no tuvieron el respaldo necesario para salir adelante.

Dado el fracaso en ventas, ¿qué os animó a grabar un segundo disco?

Lo hicimos por una actuación que dimos en una convención de escritores rock, aquí en Memphis. Podías encontrarte a Bud Scoppa, Cameron Crowe, Lester Bangs… un montón de escritores que posteriormente terminarían siendo leyendas de la literatura rock. Tocamos y la respuesta fue fabulosa. Estos tíos vinieron al concierto como fans, querían pasárselo bien. Aquello nos motivó para intentarlo con otro disco.

‘Radio City’ (1974).

Sí. Con ‘Radio City’ tuvimos algunos ensayos muy largos. Siempre pensé que no sabíamos qué canciones iban a grabarse, o cómo iban a funcionar. En este caso las canciones surgieron cual revelaciones. Te pones a tocar y nace la canción. Una experiencia increíble.  

Se incluía tu primera composición a medias con Andy y Alex, ‘Daisy Glaze’.

No recuerdo demasiado. Seguramente estarían los dos trabajando en la canción, necesitaban algo más, y yo haría un par de sugerencias. Nunca me senté a escribir con Alex o Andy.

Tanto Danny Jones como Richard Rosebrough grabaron tres canciones, en detrimento de vosotros.

Después del primer álbum, nos movimos en direcciones diferentes. Alex montó una banda con Danny Jones al bajo y Richard Rosebrogh en la batería. Richard, de hecho, grabó casi todo el disco de Chris, I am the Cosmos. Yo toqué algo, pero poco. Alex entró al estudio con ambos y seguramente Big Star Radio Citygrabaron más de tres canciones. Esas tres piezas en concreto les quedaron muy bien. Conmigo y Andy de vuelta al estudio, intentamos regrabarlas, pero no funcionaban tan bien como las versiones de Alex, Richard y Danny. Decidimos mantenerlas en el disco.

Y Andy Hummel deja el grupo.

Se dio cuenta que no podía vivir de la música. Regresó a la escuela. Se graduó en inglés en Southwestern college, y sacó un título de ingeniería mecánica en otro centro. En seguida lo cogieron en General Dynamics. Andy era un tipo práctico, como yo. En mi caso, al igual que Andy me puse a estudiar y terminé la carrera en los ochenta. Necesitaba un trabajo que me mantuviera.

¿Por qué continuaste hasta el final?

Me encanta tocar esa música. Agradezco que Chris y Andy montaran Big Star. Seguí porque me gustaba tocar estas canciones frente a nuestro público. Los fans de Big Star son muy, muy apasionados. Convertían nuestros conciertos en una experiencia única.

‘Third’fue la despedida en los setenta.

La caja retrospectiva de Big Star, que incluía tantas demos, me trajo a la memoria ciertos aspectos de la grabación de aquel disco. Alex realizó demos acústicas de estas canciones, y escuchándolas, pude hacerme una idea del cambio, de lo que aporté con mi batería. Muchos temas terminaron siendo muy diferentes de su concepción original, sufrieron un proceso de deconstrucción. Jim Dickinson, que produjo el disco, añadió instrumentos. Por ejemplo, creo en ‘Kangaroo’ quitó partes de guitarra de Alex, Steve Cropper hizo la mayoría de guitarras solista. Y yo no toqué en ‘Femme Fatale’, Jim se encargó de la batería en esa versión Tampoco lo hice en ‘O Dana’, ni en ‘Kangaroo’. Sonaba mejor con el estilo de Jim. Fue un periodo bastante loco. ‘Downs’ es muy caótica, mientras ‘Blue Moon’ es dulce y melódico. En el disco se muestran muchas emociones. Alex era muy bueno en eso, en expresar musicalmente cómo se sentía.

¿Qué me dices de ‘For You’? Tu primera composición solo, y encima eres el cantante.

Alex me pilló tocando algunos acordes con una guitarra acústica, así que me obligó a que compusiera una canción, ‘For You’. La grabamos al día siguiente en el estudio. Tuve suerte. Carl Marsh, un gran amigo multiinstrumentista, sabía hacer muy buenos arreglos de cuerda. Se le ocurrió a Alex esa idea, porque se incluyeron en más temas. Es una canción que significa mucho para mí. Debería haber compuesto más. (Risas)

Existe cierta confusión en el nombre del álbum. ‘Third’, y ‘Sisters Lovers’, la referencia hacia las sobrinas del fotógrafo William Eggleston.

big-star-third_gigsOriginalmente Sisters Lovers era como nos llamábamos a nosotros mismos. Por un momento pensamos en cambiar el nombre del grupo, de Big Star a Sisters Lovers. Alex salía con Lesa Aldritch, y yo con la hermana pequeña, Holliday. Nunca fue oficialmente el título. ‘Third’ parecía un título práctico, básicamente porque era el tercer disco. Aunque lo grabamos en 1974, se publicó en 1978 más que nada era una colección de canciones, no tenía el espíritu de Big Star. Hay diferentes ediciones del disco, con otra secuencia de canciones, otros temas…Nunca ordenamos las canciones del disco, eso lo hicieron Jim Dickinson y John Fry para enseñárselo a discográficas y así poder conseguir que se editara.

Cierto, salió mucho más tarde. ¿No os visteis con fuerzas en el 74?

En ese punto, el grupo, sin Chris ni Andy, sólo éramos nosotros dos con diferentes amigos tocando. Yo quería recrearme un poco más en todo el proceso de grabación, quería aprender, y aunque el ambiente pudo hacerse un poco pesado alcanzamos un gran nivel creativo. No importaba lo mal que se pusieran las cosas, yo deseaba ser parte de aquello y creo que conseguimos algo muy bueno.

¿Cómo describirías las letras del grupo?

El debut expresa más inocencia, un toque adolescente. Estábamos atravesando esa edad. La primera vez que me encontré con Chris, yo tenía diecisiete años y Chris dieciocho. El disco se grabó justo un año después. Con ‘Radio City’ las letras se volvieron más sofisticadas, Alex había vivido más, y eso se nota. En el tercer disco, Alex se encontraba en una fase de su vida muy intensa, de bebida y drogas. Ya había probado ese estilo de vida antes, pero no lo había trasladado a sus canciones y a sus actuaciones con tanta fidelidad hasta entonces.

¿Qué te pareció la carrera de Alex en solitario? No sólo sacó discos, sino que produjo a otros artistas. Los inicios de The Cramps, por ejemplo.

Una banda muy divertida, parecían la familia Addams, llevaban un look muy raro. Al contrario de lo que se podía pensar por su imagen, eran encantadores. Los discos en solitario de Alex… continuó componiendo material interesante, pero ya no me gustaba lo que hacía.

chilton01

En los noventa regresáis.

En el 93 me llamaron para ver si podía juntarme con Alex y tocar algunas canciones de Big Star. Se trataba de un festival de primavera de la universidad de Missouri. Conocimos a Jon Auer y Ken Stringfellow de The Posies. Gracias a mi amigo Bud Scoppa, que era A&R de Zoo, nos pagaron el viaje a Seattle para ensayar con Jonny y Ken. Se llegó a editar ese concierto en disco. Giramos por Europa, en Japón, el resto de Estados Unidos…Dimos conciertos todos los años que duró esta segunda encarnación.

Participaste en un álbum de los Golden Smog de Gary Louris y Jeff Tweedy, grandes fans de Big Star.

Recibí una llamada de su mánager, sobre noviembre del 96. Me preguntó si quería unirme al grupo, la respondí que me lo pensaría. Terminé aceptando tras verlos en directo. Vinieron a Memphis en enero, para grabar en los Ardent Studios el disco ‘Weird Tales’. Un año después regresaron a la ciudad, se terminó el álbum, las mezclas…y se editó el álbum. Nos lo pasamos genial de gira.

Luego vino el disco de Big Star, ‘In Space’ (2005). ¿Cómo fue el proceso de grabación, tantas décadas después?

Alex quería que escribiéramos y grabáramos una canción diaria, durante quince días, y que eligiéramos las mejores, para perfilarlas. Hablamos con Ryko Records, y nos dieron el presupuesto que necesitábamos. Cualquier idea individual la desarrollábamos en el estudio, y en esa misma jornada se finalizaban las voces y las guitarras. Yo aporté un par de temas, ‘February’s Quite’ y ‘Best Chance’. Es un disco entretenido.

Desgraciadamente, hace dos años fallecieron Alex y Andy.

Fue terrible. De vez en cuando miro fotos y los recuerdo. Primero Alex, y al Andy-Hummel-1_t607poco Andy…No hablaba a menudo con Andy en los últimos tiempos, porque vivía en Texas con su familia, pero siempre me sentí muy unido a él. No sé qué decir…. En directo te sientes eternamente joven, y todavía me siento joven, pero ahora entiendo mejor la muerte. La gente nace, cría una familia, establecen relaciones que afectan a otras personas,  y de repente desaparecen, su círculo se termina. Es duro de aceptar.

Tenía más preguntas, pero después de esto, creo que es mejor dejarlo con tus mejores recuerdos de Andy, Chris y Alex.

No sé… con Andy era como salir por ahí con un colega, hacer cosas de chavales. Era divertido y quizá sea por eso por lo que me llevaba mejor con Andy. Chris… Admiraba muchísimo su talento, y también salíamos juntos. Era un tío muy profundo, algo indescifrable. Pensaba mucho en la vida y en sus ramificaciones, tenía su fe… Un espíritu muy meditabundo, muy reflexivo, supongo.  Respecto a Alex, los mejores momentos los pasamos siempre sobre el escenario. O al escuchar por primera vez algunas de sus creaciones, como ‘September Girls’, fue muy emocionante… Esos son los mejores recuerdos que tengo de él.

bigstar

Publicada en This Is Rock, agosto 2012.

comentarios
  1. J.Chico dice:

    Mi último contacto con Big Star ha sido esta versión de The Bangles, de uno de sus temas insignia. Saludos Reyo.

  2. ignacioreyo dice:

    Gran versión. Las Bangles, qué gran grupo. A ver si en breve aparece mi entrevista con Susanna.

  3. Mariano dice:

    Me encanta este blog. Muchas felicitaciones. Llegué buscando datos sobre Phaseshifter de Redd Kross y me encontré con un excelente artículo.

    Miré el resto y también… muy buen nivel.

  4. ignacioreyo dice:

    Muchas gracias Mariano. Me alegro que guste y la gente comente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s