PERIODISMO DEPORTIVO ESPAÑOL

Publicado: julio 14, 2013 en Fútbol, Periodismo deportivo.

newspaper_press

“Continúa horrorizándome el maniqueísmo que arrastra el fútbol español, su descarada bipolaridad, y la forma en que los medios, dependiendo de la zona, avivan esta corriente. No hay esperanza, ni más resignación que recoger el guante a ir al circo.

Leer cada día el diario Marca, o el Mundo Deportivo, es asistir a una exhibición de atrocidades periodísticas. Que se pierda la objetividad por un estilo propio y atractivo, es un pecado que puedo asumir. Que ese estilo sea el mínimo común denominador, que ejerza de aglutinador del primitivismo, el fanatismo, la prepotencia totalitaria, no es mi plato preferido. Sujetos como Eduardo Inda son despreciables en su papel de comunicadores, seguidos por unos cuántos adláteres de igual ralea”.

No se me ha ocurrido mejor manera de empezar esta columna, que publicando de nuevo las polémicas líneas que lograron frenar el avance del tiempo: mi despido como columnista, tras cuatro años y medio de antigüedad, de un periódico de provincias.  Hay tótems que es mejor no tocar.  Los poderosos tentáculos de la prensa deportiva escrita son demasiado alargados como para vivir voluntariamente inerme, sin preocupaciones. Pero cómo resignarse ante la injusticia, cuando esperas que no te traten como a un miembro más de la masa adoctrinada y sugestionada, por gustarte el deporte rey.

El periodismo deportivo escrito de este país, asume todas las taras del capitalismo agresivo y las actitudes atávicas, esa contradicción que tantos monstruos ha creado. Irónicamente, al revés que en el terreno musical, es en la prensa especializada, en diarios como Marca, As, Sport y Mundo deportivo, donde los extremismos, la falta de ética periodística, de conocimientos rigurosos, más se notan. Lo apreciamos fácilmente los que no caemos en la dicotomía Real Madrid- Barça, a los que nos hierve la sangre ante análisis ausentes de todo raciocinio, guiados por el fanatismo, la indolencia del fuerte. En realidad, no importa ser periquito-como servidor-, león bilbaíno o sufridor del Manzanares, para constatar en paupérrimo nivel de los que escriben crónicas o, ¡terror!, columnas de opinión ensalzando el nimio egoísmo de Cristiano o a la oblicua humildad de Pep, por citar dos ejemplos del bipartidismo reinante.

Gracias a Dios, o Satán, el astuto decano, hay excepciones. Las crónicas de partidos en  El País. Tipos fiables y lúcidos en las filas de los periódicos deportivos antes citados, como Santiago Segurola, un delfín entre tiburones.

Quizá os parezca exagerada mi posición tan crítica, pero siempre he creído que la gente, parte de la gente, en algún momento del día, es lo que lee. Si tenemos en cuenta que Marca es el diario más leído de este país, el miedo está justificado. 

Columna publicada en RockZone, enero 2011.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s