Extracto de un relato perdido.

Publicado: septiembre 2, 2013 en Ficción
Etiquetas:

A_Baltic_Sea_Night

P: Usted se plantea el problema del lenguaje hablado. ¿Pero por qué debe haber un problema?

S: Seamos claros. Las personas odian el silencio, necesitan, cuando están juntas, rellenar ese vacío con palabras, da igual que sean pueriles e insustanciales. Sino lo hacen, notan la muerte en cada paso de su cerebro, con las dos peores enfermedades posibles, el aburrimiento y el aislamiento. Necesitan hablar, no plantearse nada, solo hablar…Incluso cuando escupen trascendencia, no deja de ser una manera de despojarla de fuerza en el acto de la conversación, perdiendo todo cariz de ansia, de angustia, de arrebato. Quién desea sufrir en el mundo de las telecomunicaciones. Engañamos la soledad a través de Internet, de las conversaciones de bar, de los libros. Leyendo acudimos a las conversaciones de otros, sean interiores o en forma de diálogo. Eso es lo que intentamos que nos mantenga con vida, y lo que nos aleja, irremediablemente, de nuestro interior, de la verdad propia, si es que tal cosa existe. Por eso pactamos la sociedad, para huir de la locura a la que nos arrastraría ser quien debemos ser, no lo que los demás, en su entelequia, intentan que seamos.

P: Entonces sabrá valorar la droga Y que los gobiernos del mundo quieren instaurar y que anula la empatía.

S.:  El infierno no solo son los demás, también nosotros mismos. Y que anulemos al otro para centrarnos en nuestros objetivos, no me parece la solución idónea. La cuestión principal debería ser la posibilidad de solución, si ésta es factible o solo un sueño de la noche de los tiempos. Y qué pasará cuando contestemos a esa pregunta. Quizá no estamos preparados…Pero suprimir la empatía no arreglará nada. No seremos conscientes del problema, un problema que se mantendrá hasta el final. Espero que no regulemos tanto nuestra conducta, que no caigamos en vivir como absolutos autómatas presos de nuestros deseos y nuestras necesidades más egoístas. Y no creo que se pueda instaurar algo tan siniestro y poderoso sin consecuencias, no creo que todas las personas asimilen un mandato así de la misma forma, o que quieran de verdad no ponerse en la piel de otras personas. Ser una población autómata guiada por la química…no merece la pena.

P: Todos los indicios marcan que el futuro pasa por la droga Y.

S:El futuro fue fantástico… Si dejas que te impongan una vida, llegará un instante que te alejarás del futuro y pensarás que fue fantástico, que ya no te pertenece, que ya solo te queda la caída…

P:  Eso no se podrá pensar una vez iniciado el proyecto. Se pensará en nuestro futuro desde una perspectiva mejor.

S: Cierto, excepto en que sea mejor. Ni siquiera se podrá pensar que no nos pertenece, nuestro pensamiento cambiará de forma radical, y nos autoengañaremos creyéndonos libres, pero no sentir al otro no significa que no sintamos nuestro interior.

P: ¿Para eso se inventará otra droga?

S: Para eso está el mar y la pornografía.

P: ¿El mar?

S: El suicidio.

P: Es usted un poco drástico.

S: Enfócalo a las relaciones sentimentales. Depende de las perspectivas que veamos. La persona abandonada no olvidará sus sentimientos como la persona que deja. En algo tan sencillo veo un foco de tensión irreparable.

P: Pero eso suecede cada día y los suicidios no aumentan. El amor es una cuestión puramente química, de adicción. Con desintoxicación se sale. De hecho, para ese problema se quieren plantear células específicas que aceleren el cambio, encontrar una nueva relación u olvidar la pasada con la máxima celeridad posible.

S: Hay adicciones que no tienen remedio, y personas adictas que no quieren remedios.

P: El noventa por ciento de las encuestas están a favor del Y, y consideran problemas como el que usted alude solucionables a través de la medida que le he comentado anteriormente.

S: Excluir un diez por ciento es un acto de egoísmo.

P: O de supervivencia.

S: Supervivencia con fecha de caducidad. De todas maneras, estás convencido, luego todo lo que te diga lo replicarás.

P: No es convencimiento, es objetividad.

S: La objetividad de quien manda.

P: Para terminar, me gustaría saber cómo ve su futuro.

S: Mi futuro es el próximo Tequila Sunrise que me tome.

P: Hablo del futuro en general.

S: El futuro en general… imagino que escribiré un nuevo libro, del destierro como vida, o un nuevo poema, del suicidio como huida.

¿Continuará?

comentarios
  1. HermanZ dice:

    UF, menos mal que cuando voy a tomar un cortado por las mañanas y a admirar las tetas y el agradable tono de voz de mi camarera favorita dándome los buenos días, no tengo a mi lado un tipo contándome las verdades de la vida a quemarropa….Sabrosón el relato, colega. Te invito a unTequila Sunrise

  2. ignacioreyo dice:

    Perfecto, porque no tomo café, solo alcohol.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s