THE MISSION

Publicado: julio 9, 2016 en Música, Uncategorized

P1050475.JPG

Del rock entendido como una maratón de fondo. Sólo así se explica la longevidad creativa y vital de un grupo tan infravalorado como The Mission, que durante dos décadas ha sido tripulado casi en solitario por Wayne Hussey. Desdiciendo el adiós definitivo de los conciertos de despedida hace cinco años en Londres, Hussey no sólo reunió para girar a la formación original –exceptuando a Mick Brown, aquejado de problemas de salud y sustituido por Mike Kelley-, sino que graba otro capítulo discográfico que ha visto la luz este pasado noviembre. Todo un ejemplo de reinvención, un excelente álbum que difiere del pasado sin perder la esencia. Hussey responde al otro lado de la línea en su casa de Sao Paulo, el cantante-guitarrista de sempiternas gafas de sol.

Cuando me enteré que ibais a realizar un disco, mi primer pensamiento no fue muy optimista, pensé que ibais a sacar un disco parecido a los orígenes. En cambio, me ha sorprendido, es el disco más cercano a las raíces americanas que tenéis, incluso a Tom Petty. Jamás habéis hecho un disco así

Sí, mencionaste a Tom Petty en un mail. No sé si pertenece a ese género ni he sido consciente a la hora de componer las canciones. Me dediqué a escribir durante seis meses. Es cierto que en los últimos años lo que más escucho es viejo blues del delta e incluso country como Hank Williams, o el primer Dylan. Lo grabamos para nosotros mismos, sin pensar si era más de raíces o no. Estoy de acuerdo en que es un disco honesto y diferente al pasado. Tiene toques blues, country… Más que Tom Petty, diría que me remite a The Faces, o los Rolling Stones de finales de los sesenta y principios de los setenta. Me gusta mezclar.

 

La última canción, ‘Litany For The Faithfull’, es una de las canciones más confesionales que has escrito.

Empecé con el coro, y luego un par de líneas. Fue como un vómito, no podía parar. Jamás he escrito canciones tan largas, lo quise editar, y pensé, bueno, esto es lo que es. Al resto les pareció muy larga y que tal vez rompía la dinámica del disco. Mi teoría es que la canción alcanza su punto más potente en cuanto la compones. Son muchas letras en una canción, al estilo de Dylan o Leonard Cohen.

 

Imagino que aprecias a Johnny Cash. Su última etapa lo descubrió a una nueva generación.

Me encantan los American Recordings porque suena a un hombre en el otoño de su themancomesaroundcovervida. Notas esa cualidad en su voz, lo que pasa con Bob Dylan o Leonard Cohen ahora…A Frank Sinatra le sucedió lo mismo al final. Me encantan todos los periodos de estos artistas, tenían grandes voces en la época en que empezaron. Los primeros discos ofrecían más energía, con la posible excepción de Lenny que jamás ha sido enérgico. Al ser viejos, han reemplazado esa energía con conocimiento, sabiduría, experiencia, como lo quieras llamar.

 

 

Tengo una teoría sobre The Mission que puede aplicarse a The Cult. Ambos sois dos grupos que innováis en cada disco. En cambio, el ala dura de los fans sólo quiere escuchar una y otra vez temas antiguos.

He leído en Internet comentarios de fans contrariados con el disco, porque no es ‘Severina’, no es ‘Deliverance’ o ‘Wasteland’, los ha confundido. Si le dan unas escuchas, como hiciste tú, lo entenderán y apreciarán.

 

En los conciertos de despedida en Shepherd’s Bush Empire, les comenté a unos fans que me había comprado en vinilo ‘Caravanserai de Santana, y se rieron. No quieren ir más allá

Los comprendo a ellos también. Son fans leales de ‘God’s Own Medicine’ o ‘Children’, discos que tienen un lugar muy especial en su vida, y escuchar algo diferente es un reto. A mí me gusta el primer disco de Pink Floyd, y también ‘Dark Side Of The Moon’ o ‘Wish You Were Here’. Lo bueno es reinventarse. Radiohead por ejemplo. ‘OK Computer’ me encantó. Sacaron ‘Kid A’ y pensé, qué demonios es esto (Risas). Ahora mismo lo prefiero a ‘OK Computer’, que todavía me gusta. Debes intentar retar a tu audiencia, igual que te retas a ti mismo como músico. No puedes dar al público lo que desea. Aunque hay casos de grupos que dan lo que se espera de ellos publicando buenos discos, The Cure o Depeche Mode.

 

Sabes que me encanta ese sonido de pop de guitarras de ‘God Is A Bullet. Hice un truco. Les puso ese disco a fans de U2 sin saber que era vuestro y les gustó. Ese álbum mereció mayor repercusión.

De nuevo, es un álbum que quería hacer. No debes crear discos para los demás, sino para ti mismo. En la prensa británica tienen una concepción predeterminada de lo que son The Mission, son predecibles en sus críticas. En plan, ah sí, la banda gótica. Odio la prensa británica, cada disco que sacamos siempre sueltan la misma mierda. Recuerdo una portada que le dieron a Freddie Mercury en el New Musical Express en los setenta con el titular ‘Is this man a Prat? (¿es este hombre un estúpido? N.del R.), y a nosotros en la década posterior, igual. Nos pusieron en portada y lo titularon The Mission, la banda británica más estúpida.

 

El nombre de la portada cambió, ¿no? El título original iba a ser un poco cliché.

Sí. Hay una canción en el álbum titulada ‘Ain’t No Prayer In The Bible Can Save Me Now’. Barajamos ese título, pero es muy largo, muy difícil de plasmar. Un día conduciendo con mi mujer, tuvimos una tormenta de ideas para un título alternativo. No recuerdo exactamente cómo, acabamos en un atasco en un túnel. Había luces encima de nosotros y mi mujer las fotografió. Cuando llegamos a casa las echamos un vistazo y vimos que eran fantásticas. Es cierto que ya hay muchas referencias a Dios en nuestros títulos. A pesar de todo, ‘The Brightest Light’ es un título muy cristiano. (Risas)

 

De esta reunión echo de menos a Mick Brown.

Todos lo hemos echado de menos. Era el alma del grupo. Si hay algún miembro favorito, todos diríamos Mick. No ha tocado la batería en quince años, ni está bien de salud. Yo creo que no quiere decepcionar a la gente. Nos dio su bendición. La historia que me contaste una vez de Jaz Coleman, que Mick le dijo que siguiera adelante con Killing Joke, es muy suya, de apoyar a la gente. Mick era el corazón de esta banda.

 

Me dio dolió saber que tras The Mission fue el conductor de gira de Oasis.

Bueno, no es lo que parece. Le encanta conducir, de hecho es lo que hacía antes del grupo, conducir camiones, es su pasión. Y es un gran batería que no se le ha apreciado lo suficiente, su forma de tocar es única.

 

 

¿Qué tal el pasado año el reencuentro con The Cult?

Disfrutamos los conciertos. No fue como en los viejos tiempos bebiendo toda la P1050422noche.Los vi en Los Ángeles hace dos semanas. Billy ha sido, es de mis mejores amigos. De esos amigos que no ves a menudo pero cuando los ves parece como si no hubiera pasado el tiempo. Ian es diferente, está metido en su mundo. No le gusta socializar mucho.

He charlado con ambos y me han hablado bien de ti, sólo que Ian en seguida cortó el tema aduciendo no querer rememorar el pasado. Parece alguien muy especial, en lo bueno y en lo malo.

Puedo entender que si te preguntan a menudo algo te aburra, no sabes la de veces que tengo que hablar de The Sisters Of Mercy. La cuestión es que eres fruto de lo que fuiste en el pasado. Si lo niegas, niegas quien eres. Ian siempre ha sido contradictorio, incluso en los ochenta siendo ambos amigos íntimos, lo notabas. Tiene muchos demonios y problemas internos. Con nosotros fue muy generoso, jamás se portó mal. El problema es que no creo que Ian disfrute de lo que hace.

 

Ian está buscando algo que jamás va a encontrar.

Es cierto. Intuyo que Ian está frustrado, quiere ser algo más que un cantante de una banda de rock, mientras Billy es feliz en The Cult.

 

¿Por qué crees que no triunfasteis jamás en Estados Unidos, incluso siendo teloneros de Robert Plant?

Un problema que hemos tenido en América, es que no han sabido categorizarnos. Tienen cadenas de radio heavies, alternativas, pop…Y nosotros no somos lo suficientemente alternativos para las radios alternativos, y lo mismo para las de orientación más pop…Sé de gente que nos llama góticos. ¡Llevamos sin crear un disco gótico desde ‘God’s Own Medicine’!

 

Es un mercado muy particular. El glam no triunfó en sus inicios, o el punk…

El glam era un territorio inédito. La Velvet Underground, Iggy o los New York Dolls propusieron algo desconocido. América es una nación muy conservadora. Por eso Bowie con ‘Young Americans’ cogió una música ya establecida, el soul, la hizo suya y terminó triunfando. Los exploradores que investigan un territorio virgen no se benefician, sino los que siguen su camino.

 

Un poco más arriba de Estados Unidos, en Montreal, Simon Hinkler dejó el grupo.

¿Qué pasó?

No hubo ninguna razón en particular. Se encontraba agotado después de cada gira, le costaba recuperarse y volver a la carretera. Y le frustró la dirección musical del último disco que grabamos con él, el proceso creativo. Terminó harto de de tanta promoción…de todo. En un momento en el que te conviertes en una banda tan grande, o lo disfrutas o es mejor dejarlo.

 

En esa época de gloria llegasteis a ser cabezas de cartel de Reading en dos ocasiones, una compartiéndolo con Alice Cooper.

Nos invitaron a la fiesta de su concierto, pero no recuerdo por qué no fuimos, sufriríamos resaca. Lo vi hace poco en Los Ángeles, me gustó, excepto el sólo de batería, en el que casi me duermo. (Risas) Odio los solos de batería. El otro día vi con mi mujer la película de Tim Burton en la que sale Alice con Johnny Depp. No es muy buena.

 

Ha perdido la magia Tim Burton.

Sí, la estética queda bien, pero la historia no vale la pena.

 

Con el que tuviste relación es con Iggy Pop.

Era un gran fan de Iggy. Compartimos cartel en un festival, y nos presentaron. Me invitó a su piso en Nueva York, pasamos buenos ratos juntos. Nos enviamos cartas de navidad (Risas). Es lo que hablábamos antes de Billy Duffy.

 

¿Crees que en los noventa, si en vez de sacar ‘Masque’, tan electrónico, hubierais editado un disco rockero, continuaríais en la cima? Siguiendo la corriente del grunge.

Quién sabe. ‘Masque’ es un álbum que necesitaba realizar, y lo que aprendí es que no todo trata de vender montones de discos, sino en ser un buen artista y honesto contigo mismo. No es mi álbum favorito, tampoco es un álbum realmente de banda, pero contiene muy buenos temas. Con el grunge o Nirvana, pasó lo de siempre, un movimiento emergente. En Inglaterra fue la movida de Manchester, Stone Roses y Happy Mondays. Me gusta la música de muchas bandas grunge. No competíamos con ellos, más bien nos sentíamos asustados e inseguros… Por suerte, nos ha ido bien y podemos vivir de la música.

 

Kurt Cobain fue una de esas voces que ya no quedan. Se comprometía con causas sociales, el feminismo, los derechos de los gays…Lo mismo que Lennon anteriormente.

Absolutamente. Nunca lo conocí. Un ser humano con graves problemas que desgraciadamente lo llevaron a suicidarse, que poseía una sensibilidad especial hacia esos temas que muchos músicos prefieren obviar.

 

Conociste a Courtney Love en los ochenta. Un personaje extraño.

Fue a Liverpool siguiendo a los Teardrop Explodes, era muy fan de Julian Cope. Las personas comentaban quién es esa tía rara americana que está colocada. Éramos jóvenes, y nos parecía una alienígena. Poca gente era de fuera de Liverpool entonces.

 

Volviendo al grupo. El siguiente disco, ‘Neverland’ es vuestro propio ‘Achtung Baby’.

Estábamos buscándonos a nosotros mismos en una formación renovada, un retrato distinto. Craig dejó el grupo, sólo quedaba Mick….No hace demasiado escuché ‘Neverland’. La voz del disco no suena muy bien. Es difícil ser objetivo. Quizá contenga demasiadas canciones. Sabes qué, que lo jodan, salió así. Es que cada álbum es diferente, de ‘Neverland’ a ‘Blue’, de ‘Blue’ a ‘Aura’…

 

‘Daddy’s Going To Heaven Know’ muestra una evolución encomiable ¿Qué historia hay detrás de ese tema?

Mi primera mujer, su padre, se estaba muriendo de cáncer, la habían dado un año de vida. Tuvo la oportunidad al menos de despedirse de su gente. Escribí sobre esa situación desde esa perspectiva, porque realmente no se cuánto la apoyé a un nivel práctico.

 

Lo siento, no tenía ni idea…. ¿Es complejo cantar ese tipo de canciones en directo?

No, generalmente cuando las cantas más y más pierden el significado y los sentimientos. Paras de pensar y te enfocas en cantar y tocar bien. ‘Amelia’ es una excepción que me cabrea, la letra trata de un abuso de menores.

 

¿Resulta difícil compaginar ser padre y estrella del rock?

Para algunos personas sí, para otros no.

Juan Garrancho.JPG

¿Para ti?

(Risas) Sí, es difícil.

 

En los años más álgidos, jamás ocultaste el consumo de drogas psicodélicas. ¿Cuál es tu planteamiento ahora?

Me ayudó a ser quién soy. No puedo tomar más, porque no tengo las facilidades físicas de antaño de recuperación. Prefiero recordar los conciertos y los momentos buenos que pasé tomándolas. No me arrepiento, tengo la mente abierta, y tuve experiencias interesantes.

 

Regresemos a la música. En el álbum ‘Aura’ sonasteis, salvo excepciones, típicos.

Al ser nuestro disco de regreso tras tantos años con Craig Adams, sí que intentamos emular el pasado en algunas canciones. ‘Dragonfly’ es un poco como ‘Butterfly On A Wheel’… ‘Cocoon’ sí estaba bien.

 

Si te parece, el final de entrevista será sobre el pasado y dos de tus grupos favoritos. Tu primera banda, antes de mudarte de Bristol a Liverpool, llegó a salir en el N.M.E.

Éramos unos niñatos, una banda de escuela. Salimos en un semanario nacional y nos creímos los mejores. (Risas)

 

Trabajaste con el mítico productor Martin ‘Zero’ Hannet en el breve periodo de tiempo que fuiste integrante de The Invisible Girls.

Yo era un crío. Martin ya había producido a Joy Division y New Order, era una leyenda. Con él esnifé cocaína por primera vez, debo darle las gracias por abrirme esa carretera. (Risas) El tipo era un individuo único y brillante. Una vez, en el estudio, yo tocaba las partes de guitarra mientras escuchaba la canción por los auriculares. Al terminar la canción sonaba la cinta volviendo al principio para empezar de nuevo. A la séptima toma, me pregunté si estaba mal, nadie me decía nada. Dejé la guitarra, fui a la sala de control… ¡Martin se durmió! La máquina estaba programada automáticamente para rebobinar. Al batería le hizo emplear de instrumento como un bote de laca, oías el sonido del spray al apretarlo. (Risas) Con Joy Division fui un par de veces de telonero, con The Invisible Girls. Sólo me viene a la memoria que al ser de Manchester y nosotros de Liverpool, había un poco de recelo, nada importante.

 

¿Se notaba esa personalidad depresiva de Ian Curtis?

En el instante no te das cuenta. Todo viene después. Para mí no eran más especiales que Teardrop Explodes o Echo and the Bunnymen. Cometió suicidio y la historia les ha hecho más especiales. Son las reglas del rock. Si se hubiera muerto el cantante de Echo and the Bunnymen, podría haber pasado lo mismo.

 

Entre The Invisible Girls y The Sisters of Mercy, pasaste por Dead Or Alive.

Oh, fuimos una banda de rock muy buena. Pete Burns prefirió enfocarse en la música de baile, y lo dejé.

 

Cuando rompisteis con Andrew Eldritch, leí que tú y Craig Adams ibais a mantener el nombre de The Sisters Of Mercy. Lógico en cuento a que en el debut compusiste más de la mitad de la música, como ‘Marian’.

No. Nuestro nombre inicial era Sisterhood, que es el nombre de los fans del grupo. Sucedió algo mágico con ‘Marian’. Y no hay ningún problema entre Andrew y yo, es parte del pasado.

 

Este año, en Sao Paulo, cantaste en el concierto de Peter Murphy. Me sorprendió…

¡Fue una sorpresa para mí también! Cuando anunció a la audiencia, tenemos aquí a Mr. Wayne Hussey. Y yo qué es esto (Risas). Subí al escenario, un poco embarazoso. Afortunadamente hicimos ‘Telegram Sam’ y ‘Ziggy Stardust’, porque no conozco ninguna letra de Bauhaus, ni siquiera me gustan demasiado, solo ciertas canciones. Y el pasado fin de semana toqué con Peter Hook. Nadie suena como él. En ese instrumento es difícil conseguir tu propio estilo.

 

Sobre gustos, los Beach Boys son un grupo que mencionas a menudo.

Brian Wilson fue un genio de la música en los sesenta, aunque normalmente era otro el que se ocupaba de las letras. Fue una lástima que empezara a padecer de todos esos problemas mentales mientras estaba escribiendo canciones tan fabulosas. Se convirtió en una especie de caído en combate. No he llegado a conocerle en persona. Sí conozco a gente que han podido cruzar un par de palabras con él y todos coinciden en lo mismo: es muy triste verle así de perdido. Los Beach Boys marcaron la diferencia, que es a lo máximo a lo que aspira cualquiera que se dedique a la música, dejar huella. No sé si Brian habría podido hacerlo solo o si sus hermanos y sus primos fueron vehículos fundamentales. El disco en solitario de Dennis me encanta. No sé si se lo considera una obra maestra, a mí me gusta muchísimo.

 

Dennis era el más brillante de los Beach Boys después de Brian. El verdadero beach boy. Sobre los Beatles, otra banda que amas, la pregunta es tu análisis del talento compositivo de cada uno.

Mi favorito es John, con diferencia. Harrison también me gusta. Hace no muchos años me compré el box set de ‘All Things Must Pass’ y fue una revelación. Es jodidamente brillante, como toparte con un disco perdido de los Beatles. Y a Paul McCartney no se le ha tratado demasiado bien, se llevó la peor parte. Solo debes fijarte en las letras y canciones como las del ‘Abbey Road’. Magistrales, absolutamente geniales. A veces tengo la sensación de que hay quien no le perdona que siga vivo y que John y George hayan muerto. El tema de los Beatles es normal que genere controversias. Un grupo con tres compositores increíbles, tres cantantes increíbles… La mayoría de los grupos se pelearían por un compositor medianamente bueno. Incluso Ringo, que no tenía la mejor voz del mundo, rezumaba encanto, y compuso alguna canción a la altura del resto. ‘Octopus’s Garden’.

 

Es una rareza en la carrera de Ringo. Debió componerla mientras hacía un viaje astral. (Risas)

¡Sí, puede ser! Pero ahí está. Esa canción salió de su imaginación.

 

Terminemos con un grupo que nadie espera. Massive Attack.

Adoro ‘Mezzazine’. Un disco oscuro. Probablemente sea mi favorito de Massive Attack, gustándome todos. Me encantaría cantar con ellos.

P1050419.JPG

Fotos: Juan Garrancho.

Publicada originalmente en This Is Rock, diciembre 2013.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s